FEBF

Artículos de opinión_ El economista

Para qué necesit oun seguro? ¿Cómo sé cuándo me interesa contratarlo? ¿Cómo puedo saber cuál es el seguro que mejor se adapta a las necesidades de mi vida o de mi negocio? La respuesta a estas preguntas es una información fundamental, puesto que todos los ciudadanos recurrirán en algún momento de su vida a alguno de estos productos para poder afrontar con seguridad las deciciones más impostantes que afectan a su familia, sus ahorros, su casa o su empresa.

Sin embargo, ¿Conocen nuestro jóvenes las respuestas a esas preguntas? Si nos atenemos a los datos del último informe PISA Financiero no, ya que sólo 1 de cada 4 adolescentes alcanza un nivel básico de formación en el ámbito financiero. Suspendemos en educación financiera, y suspendemos en educación sobre seguros.

Son sólo cifras, pero detrás de estos números hay niños y adolescentes - los adultos del mañana- que carecerán de la información básica para desenvolverse con seguridad en el ámbito financiero y asegurador a lo largo de toda su vida si no tomamos cartas en el asunto. De ahí la importancia de dedicar días del calendario a llamar la atención sobre la importancia de la cultura aseguradora y a fomentar su conocimiento en la sociedad.

La Educación Aseguradora aspira a que un estudiante llegue a la edad adulta con conocimientos básicos sobre las coberturas de un seguro, qué es una póliza, qué es un siniestro, cuáles son los riesgos o qué tipos de seguros existen en el mercado, la posibilidad de contar con profesionales que les asesoren. 

Un mayor nivel de cultura en seguros protege a la población de tomar decisiones equivocadas y es palanca de desarrollo económico; el -aparantemente simple- hecho de tener bien asegurada la familia, la empreas o los ahorros, permite el buen funcionamiento del entramado empresarial y repercute en el bienestar social y económico de toda la sociedad, financiando la economí en general y el sector público en particular.

A lo largo de la vida, muchos serán los momentos en los que se tomen decisiones aseguradoras que, sólo con el conocimiento y asesoramiento adecuados, podrán solventarse con garantías; asegurar un vehículo, cubrir los riesgos de una nueva casa, adquirir el seguro de salud que mejor se adapte a su familia y necesidades, viajar tranquilo sabiendo que el seguro solventará desde la pérdida de la maleta, a la cancelación de la reserva o un desafortunado accidente,... En una sociedad cada vez más automatizada, surgen nuevos riesgos, que hay que detectar, entender y por supuesto protefer debidamente. La información y la formación, además del asesoramiento de un profesional, es la mejor manera siempre de estar preparados ante situaciones complicadas.

Este es el objetivo final de la Educación Aseguradora, que los jóvenes se familiaricen con el seguro, sean sensibles a los riesgos y, se conviertan a la larga en ciudadanos que sepan tomar decisiones de forma adecuada, empezando por los conceptos más básicos para llegar paulatinamente a una cultura en seguros más completa. Desde la Asociación Española de Corredurías de seguros (Adecose) estamos convencidos de la importancia de la formación en seguros y de contar con un buen asesoramiento, de ahí que nuestro compromiso con la eduación aseguradora sea firme... Creemos que la formación en seguros es fundamental para que las generaciones futuras puedan tomar decisiones que garanticen la seguridad de su hogar, su salud, su vida profesional o empresarial, o de sus ahorros. Por ellos nos adherimos en 2016 plenamente convencidos al Plan Nacional de Educación Financiera como entidad colaboradora y suscribimos las recomendaciones de la Comisión Europea sobre Educación Financiera y Aseguradora, en línea con la OCDE.

Bajo el prisma de Adecose, la educación aseguradora debe de estar presente en todas las fases de la vida, empezando por edades tempranas, y debería orientarse desde un punto de vista muy práctico y pedagógico. Además, la formación financiera y aseguradora debe de tener un hueco en los planes de estudios e impartise por educadores con la formación y recursos adecuados. Finalmente, pero y finalmente los resultados deben cuantificarse, de manera que se compruebe el avance hacia los objetivos marcados.

La educación aseguradora es una apuesta ganadora para las generaciones venideras, una garantí para su seguridad y calidad de vida, que va sembrando y que sin duda recogerá sus frutos en el futuro.

Artículo de opinión escrito por D. Martín Navaz, presidente de Adecose, en la publicación de El economista del 2 de noviembre.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

Más info     Aceptar