FEBF

La cara valenciana del Plan de Educación Financiera

En la sociedad anglosajona, gestionar las finanzas personales se incorpora a la vida de las familias con la misma naturalidad que las visitas al médico o al abogado. Por ello, no cabe duda de la importancia que la educación financiera está adquiriendo y de la necesidad de seguir impulsándola desde todos los sectores de la sociedad civil. Las condiciones de mercado, la innovación financiera, la competitividad entre productos y el aumento de venta transfronteriza, son varios de los factores que han derivado en un aumento del riesgo de mercado y en periodos de incertidumbre es más notoria la necesidad de aprender, principalmente debido a la variación de nuestras expectativas a la hora de tomar decisiones financieras.

Esta necesidad de mejorar la cultura financiera se ha visto impulsada de la mano de instituciones internacionales como la OCDE, con la promoción de la International Network on Financial Educacion (INFE); el Fondo Monetario Internacional; IOSCO; el Comité de Expertos de la Comisión Europea; y el propio G-20.

Por lo que respecta a la economía española, ya en 2008 el Banco de España y la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), partiendo de la base de las recomendaciones internacionales, asumieron el compromiso de mejorar la cultura financiera de la sociedad española suscribiendo el Plan de Educación Financiera 2008-12, suscrito por la propia Fundación de Estudios Bursátiles y Financieros en el año 2013, para que los ciudadanos pudieran afrontar con mayor confianza el nuevo contexto económico-financiero. Acabado el periodo inicial se ha impulsado el Plan de educación Financiera 2013-2017, partiendo de la base de los resultados del análisis de efectividad de las acciones que se llevaron a cabo en el primer periodo.

En líneas generales, las actuaciones llevadas a cabo han ido encaminadas, además de para aumentar la cultura financiera, a cambiar actitudes informales que muchas veces están influenciadas por factores emocionales, exceso de confianza, consejos de terceras personas, etcétera. No hay duda sobre la importancia que tiene adquirir conocimientos sobre el funcionamiento de los mercados y de los instrumentos financieros, y la relevancia de conseguir un comportamiento racional a la hora de tomar decisiones de inversión teniendo en cuenta las necesidades y el perfil de riesgo.

Los retos a los que las futuras generaciones se van a enfrentar muestran la necesidad de implementar estrategias nacionales de enseñanza de habilidades, conocimientos y aptitudes que aporten a los jóvenes las herramientas necesarias para afrontar decisiones sensatas y razonadas. Por tanto, ofrecer educación financiera en las escuelas proporciona la igualdad de oportunidades para contribuir a romper la cadena generacional de falta de cultura financiera. Hábitos sencillos como disponer de una paga o gestionar la cesta de la compra, pueden ayudar a un cambio de costumbres y fomentar el consumo responsable o el ahorro.

Desde el Banco de España y la CNMV se ha prestado especial interés en introducir la educación financiera como materia de estudio, a imagen y semejanza de muchos países del resto de Europa, con programas eclécticos y transversales.

El grado de conocimiento financiero de los jóvenes de 15 años de nuestro país se ha evaluado a través del Estudio PISA, teniendo en cuenta tres variables: contenidos, procesos y contexto. Del estudio de 2014, se concluyó que las actitudes de nuestros jóvenes ante el dinero y las finanzas van proporcionalmente relacionadas con su nivel de competencia financiera y que la formación reglada en materia económica no está excesivamente extendida en nuestro país, por lo que un objetivo prioritario en el segundo periodo es involucrar a todos los agentes, organismos públicos, Comunidades Autónomas y organizaciones educativas a la hora de integrar la educación financiera en los planes de estudio.

Entre los proyectos llevados a cabo, habría que destacar el lanzamiento en mayo de 2010 del portal www.finanzasparatodos.es diseñado con un enfoque práctico y que ofrece formación a todos los niveles culturales en cuanto a conocimientos de temas financieros se refiere. Esta web, que desde su creación ha recibido más de dos millones de visitas, se ha afianzado como herramienta práctica en la gestión integral de las finanzas personales, calculadoras y simuladores de presupuestos familiares, entre otras opciones.

En la Fundación de Estudios Bursátiles y Financieros, cara valenciana de este Plan de Educación Financiera, con más de XXV años de historia, a través de su web www.febf.org se hace especial hincapié en desarrollar actividades gratuitas semanales para acercar las finanzas a colectivos profesionales concretos: periodistas, abogados, farmacéuticos o jueces… y además se lanzaron varios diccionarios económicos incorporando todo el vocabulario adscrito a la crisis subprime, habida cuenta de que el sector financiero es uno de los que más neologismos incorpora año tras año.

Conviene destacar, asimismo, las actividades desarrolladas en Bibliotecas Públicas con  talleres educativos para fomentar la cultura del ahorro mediante la lectura comentada de fábulas o las mesas redondas, con motivo del Día Mundial del Ahorro, con profesionales de primera línea para fomentar la planificación financiera a largo plazo.

La Fundación trabaja desde 1990 con el objetivo de consolidar la Comunitat Valenciana como plaza financiera de referencia. A través de su colectivo de socios y colaboradores incentiva el intercambio de opiniones y la propuesta de nuevos proyectos entre empresarios, directivos, entidades financieras, consultores, abogados y asesores. Cuenta con un fuerte compromiso con empresarios, emprendedores y la sociedad en general. Además, la Fundación ofrece formación especializada adaptada al tejido empresarial para garantizar la mejora de la competitividad y la eficiencia. En sus más de 25 años de historia, cuenta con más de 37.000 asistentes a sus actividades y la formación de 923 postgraduados. También ha publicado una veintena de libros y más de 5.000 artículos divulgativos.

Veinticinco años son un periodo prolongado para una institución y la sociedad valenciana debe reconocer el esfuerzo realizado y comprometerse para que dentro de 25 años los conocimientos financieros nos ayuden a tomar las mejores decisiones de inversión y ahorro a lo largo de nuestra vida.

 

Rafael Benavent Adrián

Presidente del Consejo General de Socios

Fundación de Estudios Bursátiles y Financieros

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

Más info     Aceptar