Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Agua, Sol y Viento

AGUA, SOL Y VIENTO

Existe una evidente preocupación, sobre qué es lo que le depara a nuestro Planeta, los constantes bombardeos por parte de los medios a cerca del calentamiento global, el agujero de la capa de ozono y la escasez del petróleo han creado en la mayoría de nosotros una conciencia ecologista.

La Unión Europea y los gobiernos de los principales países desarrollados están elaborando nuevas normativas obligatorias, que se intensificarán en los próximos años. Estas nuevas regulaciones van enfocadas a fomentar el uso de energías renovables. Los sectores más beneficiados por las nuevas regulaciones serán los que se dediquen a diseñar y construir las plantas donde se generen energías alternativas o libres de gases de efecto invernadero.

La inversión encaminada a este sector es algo palpable. En España, donde ya han salido a bolsa compañías del sector y empieza a calar la necesidad de reducir la dependencia del petróleo y de otras fuentes muy contaminantes, los fondos dirigidos hacia este sector, según estimaciones de la industria, superaron el año pasado los 2.300 millones de euros, más del doble que en el ejercicio anterior.

Desde que comenzó a hablar a cerca de las energías renovables, la mayoría de las opiniones sobre ellas han sido positivas y los inversores, ya en su momento, empezaron a tenerlas en cuenta como inversión alternativa. Pero realmente, el punto de partida para este negoció, lo marcó el Real Decreto 436-2004, con el que se obligó a las empresas eléctricas a comprar toda la energía renovable generada a precios que alcanzan el 575% de las tarifas normales. Todo esto acompañado de la inestabilidad que reflejaba el mercado inmobiliario y los máximos históricos en la Bolsa, hicieron a los inversores encontrar esta una opción atractiva donde depositar su dinero.

A pesar de las favorables expectativas, los inversores han actuado con cautela. Durante 2005 se vivió un bache en España como consecuencia de las incertidumbres que existían sobre la regulación. Los inversores comenzaron a tener sus dudas a cerca de los recortes en las bonificaciones tarifarias y por tanto sobre la retribución al sector. Pero rápidamente, durante 2007 una vez el decreto ha mitigado este temor, la tendencia al alza es algo evidente, existe un volumen importante de recursos encaminado a este sector de energías limpias que está creciendo a unas tasas realmente importantes.

Los bancos, por su parte han encontrado aquí también su lugar, ahora que las empresas deben renovar toda su maquinaria para que ésta funcione mediante energías renovables, éstos se encuentran como principales financiadores de estas inversiones. Existen bancos que, ofrecen líneas de crédito específicas para estas inversiones. Según los cálculos de las entidades financieras, la banca española durante los próximos cuatro años tendrá que financiar unos 15.000 millones de euros destinados a la generación de energía renovable.

Por otra parte, las empresas que cotizan en Bolsa, también se beneficiarán de las tendencias y oportunidades que está creando esta nueva situación. Los expertos de Citigroup han llegado a identificar hasta 74 compañías de 18 países, entre las que se encuentran varias españolas. Entre ellas Acciona, Aguas de Barcelona, Ebro Puleva, ENCE, Gamesa o Iberdrola. Estas seis son las empresas mejor posicionadas en el ranking que lleva al liderazgo creando nuevas oportunidades en este negocio del el cambio climático.

Un ejemplo reciente es el Gamesa, fabricante de aereogeneradores, cuyas acciones viven un estrellazgo tras haberse revalorizado cerca del 15% en lo que va de año y un 72% en los últimos doce meses. La energía eólica está de moda y las operaciones corporativas en el sector están desatando las especulaciones. Según algunos expertos, aquellas compañías que más se impliquen en conseguir un planeta mas limpio serán las que mayor simpatía y confianza generen entre los inversores.

Las Energías Renovables son un tema de actualidad, desde el punto de vista económico, son muchos los agentes participantes en el mercado que están implicados y en la mayoría de los casos de forma positiva. La conciencia ecológica y la preocupación generalizada por el medio ambiente nos ha llevado sin darnos cuenta a la apertura de nuevas posibilidades de inversión por una parte, y por otra, a proporcionar un beneficio a nuestro planeta. Así que invito a participar y a continuar con la inversión en energías renovables, puesto que ¿quién iba a pensar que dos mundos tan lejanos pudiesen encontrarse a su vez tan cerca…?

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email