Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Avalancha de salidas

Tras varios años de sequía parece que el papel regresa al parqué, a pesar de la difícil situación económica y de la inestabilidad que está instalada en los mercados, son muchas las salidas a bolsa que están previstas para los próximos meses. El objetivo final de casi todas ellas es conseguir dinero para reforzar su capital.

Son muchas las razones que puede tener una empresa cuando decide salir a bolsa, podríamos citar algunos de los motivos más tradicionales: diversificación, internacionalización, sucesión o simplemente imagen, visibilidad o notoriedad.

El proceso más habitual que sigue una empresa para saltar al mercado continuo es a través de una Oferta Pública, ya sea mediante títulos que poseen los socios actuales (OPV), bien mediante una ampliación de capital (OPS). Las sociedades que desean utilizar ésta alternativa de financiación, deben cumplir una serie de requisitos materiales y una serie de obligaciones formales. Independientemente de estos requisitos y obligaciones, se requiere un estudio pormenorizado y muy detallado de las condiciones de emisión y de la coyuntura global que rodea al sector y a la empresa.

Durante este año, a nivel internacional abrieron la veda un tren y unos zapatos muy conocidos TALGO y Jimmy Choo, además de un una red social Linkedin. En España les seguirán Atento el call center de Telefónica, Bankia, Banca Cívica, Mare Nostrum, Caixa Bank y el supermercado Día. Estas necesidades de capital no se centran sólo en el sector privado sino también en el público. El Gobierno también va a utilizar la bolsa como fuente de financiación, privatizando dos entidades emblemáticas como son Loterías y Apuestas del Estado (LAE) que venderá en el mercado un 30% de su capital y AENA que sacará a cotizar el 49%.

Esta falta de liquidez está obligando a forzar los calendarios de salidas sobre todo en el caso de las entidades financieras, debido en parte a las exigencias de cumplimiento de ratios de capital establecidos por Basilea III. Como el entorno, es tan difícil y la cantidad de papel a colocar es tan grande, estas entidades tendrán que ofrecer a los inversores ofertas atractivas. Algunas de estas sociedades están utilizando el dividendo como reclamo para atraer a nuevos inversores, ya que en este tipo de operaciones, normalmente las compañías suelen estar en expansión y el objetivo de los primeros años es crecer y no repartir dividendos. Otras, sin embargo, están anunciando importantes descuentos en el precio de salida, esto hará que tengan valoraciones interesantes y un posible recorrido alcista. Todas intentaran ofrecer oportunidades de negocio a los inversores.

A todas estas salidas tenemos que añadir las que se están produciendo en el MAB – Mercado Alternativo Bursátil- que desde su estreno en el 2009, ya son 14 las Pymes que están cotizando, la última incorporación ha sido la tecnológica Catenon, especializada en servicios para procesar búsquedas de empleo.

Con esta avalancha de salidas los inversores tendrán un abanico de ofertas a elegir. Parece que el pistoletazo ya se ha dado y muchas y muy variadas son las ofertas públicas que veremos a lo largo del 2011 en la Bolsa española, hecho que como poco, animará el panorama bursátil.

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email