Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Buy-outs al final del túnel

El mercado europeo de buy-outs (compra de empresas por parte de algunos directivos de la mano de gestoras de private equity), tradicionalmente muy activo por el predominio de empresas familiares, tuvo su mínimo histórico en 2009, año en el que se alcanzaron cifras similares a las de 1989. Esta reducción fue muy importante, sobre todo, teniendo en cuenta ejercicios tan boyantes como los de los tres años precedentes (2005, 2006 y 2007).
El total de operaciones en 2009 apenas fue la décima parte del de 2007, y sólo una cuarta parte del de 2008, que supuso 72.8 billones de dólares. El volumen de buy-outs en Europa también fue extraordinariamente bajo en 2009, con apenas 828 operaciones, mientras que en 2008 se habían materializado 1.231, lo cual supone la mitad del record de 2006 (1.506).
A cierre de 2010, parece que las gestoras de private equity han redescubierto en Europa los keynesianos “animal spirits”, realizando operaciones aunque los mercados de crédito obligue a diseñarlas con niveles menores de deuda. El valor total de buy-outs en Europa casi se ha triplicado desde los 18.3 billones de € ($24bn) de 2009 hasta los 49 billones de € de 2010, de acuerdo con el Centre for Management Buy-Out Research de la Universidad de Nottingham. De hecho, la deuda senior supuso en torno a un 31% en las operaciones buy-out en 2010, con una pequeña caída desde el 32% de 2009, y muy por debajo del 50% de 2007.
La actividad de buy-out en Europa se aceleró en 2010, alcanzando su máximo trimestral con 16 billones € de operaciones en el cuarto trimestre, que supone un record desde el peor momento de la crisis financiera, tras el colapso de Lehman Brothers en 2008. El tamaño medio de las operaciones de buy-out se ha duplicado desde el año pasado, alcanzando los 97 millones de €. De cualquier modo, todavía está lejos de las cifras alcanzadas en 2006, con un tamaño medio de operaciones de 175 millones de € debido a los menores apalancamientos.
A pesar de ello, en 2010 hubo también big deals, la operación de mayor tamaño fue la exclusión de bolsa de Tomkins, el grupo británico de ingeniería, por parte del grupo canadiense de private equity Onex. Recientemente, el mercado volvió a mostrar dificultades para instrumentar estas operaciones cuando ISS, el grupo danés de outsourcing participado por Goldman Sachs y EQT, canceló las conversaciones para realizar una posible venta de buy-out con Apax Partners.
Casi un 40% de los buy-outs de 2010 fueron los denominados “cruce de cromos” entre firmas de private equity, que se incrementaron desde 2.3 billones de € en 2009 a los 18.8 billones de € de 2010. Uno de ellas fue la opa de Apax Partners sobre Takko, la cadena alemana de distribución de ropa de descuento, por Advent Internacional. Otra fue la venta de Mivisa, por CVC Capital Partners a Blackstone y Dinamia Capital. Estas operaciones ayudaron a que la valoración de las desinversiones de private equity aumentara hasta casi seis veces, desde los 9.3 billones de € en 2009 hasta los 55.7 billones de € en 2010.
También hubo un repunte en las salidas a bolsa de empresas europeas en manos de gestoras de private equity, desde 1 en 2009 hasta 14 en 2010. La operación de mayor tamaño en Europa fue realizada por TDC, el grupo de telecomunicaciones danés. El Reino Unido mantuvo su hegemonía en los buy-out europeos, consiguiendo 12 billones de €, un 43% del mercado. Francia ocupó el segundo lugar, con un 15% y Alemania el tercero con un 9%. Parece que para el sector de capital riesgo, hay luz al final del tunel.

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email