Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Cómo convertirse en Empresario en 24 horas

Cuántas veces hemos oído quejas sobre la excesiva burocracia, los innumerables y farragosos trámites que se tienen que superar para crear una empresa, además de los excesivos gastos. Sin lugar a dudas, en ocasiones, los emprendedores se ven limitados y desbordados por todo este procedimiento rígido y formal necesario para la consecución de sus ideas empresariales.

Conscientes de esta realidad, de la importancia de las Pequeñas y Medianas Empresas, ya no sólo en el tejido empresarial valenciano, sino en todo el territorio español y europeo. Precisamente, en el seno de la Unión se ha llegado a una serie de conclusiones en la Carta Europea de la Pequeña y la Mediana Empresa, cuya pretensión es dar un impulso a este tipo de empresas, verdadero motor de la economía, y generadoras de innovación, de empleo y de integración social.

¿Se imagina poder constituir una empresa en 24 horas? y ¿Reducir todos los trámites actuales a un sólo acto y mediante un sólo documento?. Resulta difícil de imaginar si tenemos en cuenta la experiencia de todos aquellos que han constituido una empresa, proceso que se prolonga a lo largo de dos meses como mínimo.

Parece que la solución ha llegado de mano del Gobierno a través un nuevo Proyecto, denominado Nueva Empresa (NE), que pretende potenciar y estimular la creación de empresas especialmente aquellas de tamaño más pequeño, siendo las más sensibles a los cambios económicos. La elevada mortandad de las empresas españolas es muy elevada, las cifras no son nada alentadoras. A modo de ejemplo sirva una cifra, cuatro de cada diez empresas creadas, desaparecen en sus primeros cuatro años de vida.

Por ello, este nuevo proyecto pretende la estimulación de la creación empresarial, pero además, la consolidación de las Pymes, especialmente las que se encuentran en sus primeros años de vida, permitiendo al nuevo empresario centrar su actividad en la gestión de su empresa y no en las múltiples circunstancias que llevan aparejadas la creación de una empresa.

Así, el «Proyecto Nueva Empresa» se basa en cuatro pilares fundamentales: el Estatuto de la Nueva Empresa, el Plan de Contabilidad Simplificado, el Centro de Información y Red de Creación de Empresas (CIRCE) y el Documento Único Electrónico (DUE), todos ellos inspirados en los principios de inmediatez, simplicidad, dinamismo y prosperidad.

El Estatuto de la Nueva Empresa, regula el régimen jurídico de estas empresas, destacando que su constitución oscilará entre 24 y 48 horas ya que todos los trámites se realizarán ante el fedatario público, quien será el encargado de contactar con la Agencia Tributaria, por vía telemática, para formalizar el alta de la empresa, así como la comunicación a la Seguridad Social del alta como cotizante y al Registro Mercantil para la inscripción de la empresa.

En el Proyecto se plantea una alternativa a la tramitación presencial a través del Documento Único Electrónico (DUE), al que previsiblemente se accederá por el Portal Pyme, que se creará a finales del presente año. Las principales ventajas de la utilización de este nuevo instrumento, la reducción de los formularios a cumplimentar (de quince uno en la actualidad), se reduce el número de visitas (de ocho a dos) y finalmente sólo es necesario cumplimentar un único documento con naturaleza electrónica.

Las empresas que podrán beneficiarse de esta fórmula abreviada serán aquellas cuyo capital social oscile entre 3000,12 euros, y 60.000,96 euros, cuyos socios sean exclusivamente personas físicas.

Por lo que respecta a la forma jurídica de estas empresas se ha optado por una Sociedad de Responsabilidad Limitada, ya que es la mayormente utilizada y la que menor tasa de mortandad registra. Además de esta manera, se garantiza, la separación entre el patrimonio empresarial y personal sin que se vea mermada la seguridad jurídica.

Asimismo, el Estatuto prevé una serie de características y peculiaridades tendente a flexibilizar los procedimientos. Se permite un objeto social amplio permitiendo el desarrollo a lo largo de la vida de la empresa diversas actividades inicialmente no previstas en los estatutos, sin necesidad de modificar el objeto social. Por lo que respecta a los órganos sociales, que habitualmente de hallan sujetos a una normativa excesivamente rígida y burocrática, en el Estatuto se prevén unos instrumentos de fácil funcionamiento y convocatoria, reduciendo la publicidad formal, simplificándose las obligaciones contables.

Otro de los pilares fundamentales es regulación de un Plan de Contabilidad Simplificado, elaborado por el Instituto de Contabilidad y de Auditoría de Cuentas (ICAC) y que reduce extraordinariamente los registros contables, permitiendo la formalización de las obligaciones contables mediante constitución de un registro único, basado en la llevanza del Libro Diario.

Por último, se crea el Centro de Información y Red de Creación de Empresas (CIRCE) que ofrece servicios de asesoramiento integral tanto en la tramitación administrativa como en la puesta en marcha de las empresas de nueva creación. Lo que pretende este servicio es ofrecer asesoramiento a los emprendedores con una idea empresarial, para facilitar su puesta en funcionamiento. Estos Centros van a estar distribuidos en todo el territorio español, así como a través de internet, en el Portal Pyme y lo que pretende es formar a los emprendedores en la mejora de la gestión de la actividad en la que se han embarcado.

El Proyecto va a ser pionero en Europa, respondiendo a un reto hasta la fecha difícil de superar, fomentar la creación empresarial, favorecer a los pequeños empresarios y premiar la innovación, eliminando barreras y obstáculos innecesarios en el desarrollo de las iniciativas empresariales.

Mireya Sáez Villar
Área Formación/ Proyectos
msaez@febf.org

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email