Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Cómo tener un buen plan

El mapa estratégico empresarial de la economía española está formado en su gran mayoría por Pequeñas y Medianas Empresas (Pymes), que conforman aproximadamente un porcentaje del 90%. Este tipo de empresas generan un nivel de riqueza y empleo elevado y necesario en cualquier economía nacional.

Por ello, se está intentando potenciar la creación de nuevas sociedades, tanto desde un punto de vista económico: a través de ayudas, subvenciones y préstamos a tipos preferentes, como jurídico: facilitando la constitución de nuevas formas societarias, como es el caso de la La Sociedad Limitada Nueva Empresa (SLNE), que gracias a sus características va a solucionar de forma ágil y rápida los problemas que tenían los jóvenes emprendedores para crear empresas.

Sin embargo, por sus características estas sociedades tienen problemas de supervivencia, provocados en ocasiones por dificultades de acceso a financiación, durante todas las etapas de su ciclo de vida. A la hora de crear una nueva sociedad o plantearse un crecimiento sostenido a lo largo del tiempo, es necesario tener unos objetivos claros y unas líneas de actuación precisas que garanticen el buen fin y consecución de los objetivos planteados.

Todo ello, se puede plasmar a través de un Buen Plan, es decir, un “Plan de Empresa”, “Plan de Viabilidad” o “Business Plan”. Todas estas formas diferentes de denominar un mismo instrumento, útil y necesario para cualquier empresa y en cualquier proceso de toma de decisiones.

El Plan de Viabilidad es un documento donde se recoge todo tipo de información de una empresa referida a cualquier proceso de creación, crecimiento o mejora. En él, se refleja y desarrolla, toda la concepción del negocio, todas las informaciones y reflexiones relevantes y necesarias para la ejecución del proyecto.

Sirve por tanto, de Guía a la hora de acometer cualquier proyecto de inversión. Su principal objetivo es precisamente, el de analizar y determinar si es viable y rentable, el citado proyecto. Para ello es necesario analizar:

* Viabilidad Funcional: Capacidad de desarrollo del proyecto a nivel técnico, operativo y humano.
* Viabilidad Económica: Capacidad de generar ingresos y cubrir costes, utilizando una política eficiente de gestión de recursos.
* Viabilidad Financiera: Capacidad de captar y gestionar los recursos financieros.

Cualquier Plan de empresa debería cumplir al menos tres funciones:

* Comprobar que el proyecto es Realizable.
* Cohesionar al Grupo Humano que va desarrollar el proyecto, mediante su compromiso, implicación y dedicación.
* Actuar de Currículum Vitae de la empresa o proyecto, a la hora de obtener recursos tanto financieros como humanos.

El contenido y estructuración del Plan debe venir marcado al menos, por estas fases:

1.- Descripción del Proyecto: se explicará de forma general cuál es el proyecto que se va a acometer, cómo se ha generado la idea y cómo va a encajar dentro de nuestra empresa y del entorno. Se hará una definición de citado proyecto donde se recogerá: la actividad que se va a desarrollar, las características, las ventajas competitivas y los riesgos que puedan surgir.
Habrá que realizar un análisis de mercado y de la competencia, elaborando un estudio de los futuros clientes, proveedores y competidores, y analizando los puntos fuertes y débiles de nuestro proyecto y el entorno donde se va a ubicar (se podría reflejar a través de un Análisis DAFO).

2.- Planificación Funcional: donde se detallarán las funciones mínimas de Recursos Humanos, Producción y Aprovisionamientos. Hay que definir cómo y quienes van a llevar a cabo este proyecto dentro de la empresa, cuál va a ser su compromiso e implicación y como se va a desarrollar. Hay que definir las funciones técnicas y operativas para conseguir la eficiencia del proyecto.
Unido a todo esto es básico tener definida una Política de Distribución y Marketing, que marque pautas de diferenciación, cálculos de precios y vías publicitarias.

3.- Plan de inversiones: Hay que saber cuáles van a ser las inversiones mínimas necesarias para poner en marcha el proyecto, al mismo tiempo es importante contemplar los plazos en los cuales se van a ir realizando para poder cumplir la planificación y llevar acabo el objetivo.

4.- Plan de Económico Financiero. Hay que realizar un análisis económico-financiero del proyecto, donde se recogerán Balance de Situación y Cuentas de Resultados iniciales y previsionales a un horizonte temporal de medio o largo plazo, fijar criterios de amortización del inmovilizado, Presupuesto económico, determinación de Cash-flow Operativo, Análisis de ratios, determinación de la tasa de retorno de la inversión y un análisis de sensibilidad, donde se recogerá al menos tres escenarios, uno optimista, uno pesimista y otro normal.

5.- Informe Final de Viabilidad: donde se resumirán las conclusiones de todos los apartados anteriores y se estudiará si nuestro proyecto es viable o no, si la empresa tiene suficiente capacidad para generar fondos y recuperar la inversión y, así cumplir los objetivos que nos hemos fijado, contando con las herramientas suficientes y necesarias para llevarlos a cabo con éxito.

Hay que tener en cuenta que un Plan de empresa es necesario a la hora de acometer cualquier proyecto de inversión, ya que, por un lado, nos va a facilitar una visión global, proporcionando información sobre si nuestro proyecto dadas sus características y el entorno va a ser viable, y por otro, una vez pasada la fase de toma de decisión nos servirá de guía y apoyo a la hora de recorrer el camino de la puesta en marcha o plantearse algún tipo de proceso de reestructuración empresarial. Es por tanto, una herramienta que nos puede servir para anticiparnos a los cambios continuos del mercado a los cuales están sometidas las Pymes.

Además es la carta de presentación de cualquier empresa a la hora de acceder a una fuente de financiación, ya sea la bancaria tradicional o algunas de las fuentes alternativas que en los últimos años están proliferando, como pueden ser las salidas a Bolsa, el Capital Riesgo y la Titulización de Activos, entre otras. Por tanto, “tener un Buen Plan” es útil, importante y necesario.

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email