Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Conectado a la red

El mundo de internet se ha revolucionado ¿quién no ha oído hablar de My Space, Facebook, Tuenti, Xing? Según la 3ª Oleada del Estudio Power to the People Social Media, Wave 3 de Universal McCann de marzo 2008 el número de usuarios de redes sociales asciende a 272 millones, un 58% de los usuarios de Internet registrados en todo el mundo, lo que supone un incremento del 21% respecto de los datos registrados en el anterior estudio.

Por su parte, según la Agencia Española de Protección de Datos, España, las fuentes estadísticas son diversas, pero todas coinciden que en 2008 el número de usuarios españoles de Internet que utiliza habitualmente redes sociales se sitúa entre el 40% y el 50%. De esta forma, en España 7.850.000 usuarios habituales de Internet -mayores de 15 años y con conexión en el último mes- utilizan redes sociales.

El origen de las redes sociales se remonta, al menos, a 1995, cuando Randy Conrads crea el sitio web classmates.com, en la que se pretendía la recuperación de contactos con antiguos compañeros del colegio, instituto, universidad, etc. Desde entonces ha llovido mucho y las redes sociales han proliferado a pasos agigantados.
Una red social se puede definir como una estructura social que se puede representar en forma de uno o varios grafos en el cual los nodos representan individuos (a veces denominados actores) y los aristas relaciones entre ellos. Las relaciones pueden ser de distinto tipo, como ocio, profesionalización, comunicación etc, asimismo, es el medio de interacción de distintas personas como por ejemplo juegos en linea, chats, foros, spaces, etc. Por ello podemos decir que son servicios prestados a través de Internet que permiten a los usuarios generar un perfil público, en el que plasmar datos personales e información de uno mismo, disponiendo de herramientas que permiten interactuar con el resto de usuarios afines o no al perfil publicado.
El éxito de las redes sociales radica principalmente en que estas herramientas están dirigidas a una generación que ha crecido entre ordenadores y que considera internet como un canal comunicativo más, como pudieron serlo el teléfono o las cartas para las generaciones anteriores. La información se difunde de una manera vertiginosa, convirtiéndose en el canal de comunicación de mayor potencia.
Por otro lado, la digitalización de la fotografía ha influido de manera decisiva en la redes sociales, que fundamentalmente se alimentan de personas que desean compartir determinados aspectos de sus vidas con otras personas y a su vez conocer las de esas otras. Además, frente a los buscadores, la gran ventaja de reside en que saben mucho más sobre sus usuarios, pudiendo por tanto seleccionar a sus usuarios y por lo tanto la publicidad puede ser mucho más efectiva.
Desde el punto de vista de los usuarios, además de ofrecer múltiples ventajas sobre el correo electrónico, los foros y el chat en lo que a comunicación entre grupos se refiere, dado su carácter asincrónico y personal y la relativa sencillez de sus interfaces, sin duda alguna las redes sociales han revolucionado el mundo de internet porque aportan valor. Más allá del “cotilleo” en la vida de otras personas, por ejemplo tienen una vertiente útil en el campo profesional, como por ejemplo la red Xing.com que cuenta con casi medio millón de clientes de pago.

Frente a estas ventajas, las redes sociales llevan implícitas determinados riesgos y que están siendo objeto de de análisis por los diferentes gobiernos mundiales, puesto que determinados derechos fundamentales se pueden ver afectados por el mal uso de las redes sociales, y por lo tanto afectar a la tan anhelada “privacidad” de las personas. Así pues, según el “Estudio sobre la privacidad de los datos personales y la seguridad de la información en las redes sociales online” elaborado por la Agencia Española de Protección de Datos e Inteco, por lo respecta al derecho al honor y a la intimidad, se pueden ver vulnerados en tres momentos, por un lado a la hora de darse de alta en la medida en que no sea configurado correctamente el nivel de privacidad del perfil, así como por el hecho de que sea publicada información sensible desde el inicio de la actividad en la red.

En el momento de participación en la red como usuario, en la medida en que el grado de información, datos e imágenes publicados pueden ser excesivos y afectar a la privacidad, tanto personal como de terceros y por último en el momento de solicitar la baja del usuario, pero aún así continúen datos publicados por éste, o información personal e imágenes propias publicadas en los perfiles de otros usuarios. Incluso se afirma, por ejemplo, que hasta hace pocas semanas, aquellos usuarios que decidían eliminar fotografías de Tuenti, quedaban guardadas en los servidores las fotografías estando disponibles incluso para usuarios no registrados.

Por lo que respecta a la protección de datos de carácter personal, gran cantidad de datos personales que los usuarios publican en sus perfiles, éstos se convierten en auténticas «identidades digitales» que facilitan un rápido conocimiento de datos de contacto, preferencias y hábitos del usuario. Existen determinados riesgos como el “phishing y pharming”, o los conocidos “spam”. Más allá de ello, se puede llegar hasta la suplantación de identidad, divulgación de información personal y fotografías, o la instalación y uso de cookies sin conocimiento del usuario, un gran elenco de riesgos sobre los cuales los usuarios de estas redes sociales deben ser conscientes.

El pasado año, los gobiernos de una gran número de países adoptaron una resolución con motivo de la 30ª Conferencia Internacional de Seguridad en la que se establecieron una serie de recomendaciones para los usuarios de redes sociales entre las que destaca: en primer lugar es necesario que el usuario se plantee qué datos personales publica, los menores de edad deben evitar revelar sus domicilios o teléfonos, plantearse la posibilidad de utilizar un seudónimo en vez de su nombre real, y por otro lado tener especial cuidado a la hora de publicar datos relativos a otras personas sin su consentimiento.

Las redes sociales sin duda juegan hoy en día un papel esencial en la sociedad, ha pasado de ser una “moda” a una herramienta más ya sea de ocio, de comunicación o trabajo. Estas y otras cuestiones serán abordadas el próximo 22 de mayo en la Fundación de Estudios Bursátiles y Financieros en una Jornada sobre “La protección de Datos como Estrategia Empresarial” que pretende analizar algunas cuestiones de actualidad así como las aportaciones de la propia Agencia Española de Protección de Datos dirigidas al establecimiento de marcos de seguridad efectivos para la protección de datos personales que, a su vez, podrían ofrecer a las organizaciones una buena oportunidad para implantar políticas, procedimientos, medidas y controles de seguridad física y lógica extensibles no sólo a datos personales sino a toda la información crítica o confidencial de las organizaciones, de la que pueden depender sus planes estratégicos, procesos de negocio críticos, consecución de objetivos y su propia existencia.

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email