Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

¿Cuál es el coste de tomar una buena decisión?

Es tiempo de tomar decisiones, y es de sabiduría popular que en momentos de incertidumbre, todo aquel que se encuentra en la tesitura de tomar una decisión importante busca proveerse de la mayor cantidad de información posible y además de la mayor calidad.
En el caso de las empresas ocurre lo mismo, nos encontramos en un momento delicado, en el que la buena gestión de los recursos de las empresas, junto con la minimización de los costes en las mismas, se sitúa como una de las necesidades de primer orden.
Una de las primeras medidas que se toman en momentos de incertidumbre es la de reducción de costes. Los directivos de las empresas necesitan proveerse de gran cantidad de información y actualmente, una de las mayores fuentes de información con la que cuentan es su sistema de costes, resultando así, de vital importancia que este sea lo más detallado y fiable posible.
El sistema tradicional de costes que utilizan aún la mayoría de las empresas, asigna los costes al producto directamente incrementando así el coste del mismo. Sin embargo, desde hace años, ya existe un nuevo modelo de asignación de costes que los atribuye de forma mucho más real, el sistema de costes ABC.
¿Qué es y en qué consiste?
El sistema de costes ABC (Activity-Based Costing) se centra específicamente en la gestión de actividades como forma que tienen las empresas para ganar competitividad.
En los sistemas de costes tradicionales, el producto es la base para el cálculo de costes, por lo que para la distribución de los costes indirectos se utilizan variables como número de horas de mano de obra directa, horas máquina o coste de materias primas, mientras que el sistema de Costes ABC se centra en las actividades requeridas para realizar los procesos. Los costes fluyen de actividades a productos, basados en la demanda de actividades que requiere el proceso de producción, por lo que aspectos relacionados con las actividades como horas de preparación, de arranque, etc., son los inductores que se utilizan para distribuir los costes indirectos.
Un sistema ABC (Activity-Based Costing) es una metodología que mide el coste y el rendimiento de las Actividades, de los Recursos y de los Objetivos de Coste. El sistema ABC es un proceso de asignación de costes indirectos en dos etapas en el que, en la primera etapa, los recursos son consumidos por las actividades y, en la segunda etapa, los objetivos de costes (productos, clientes, mercados, etc.) consumen la actividad.
Inicios
El Sistema Tradicional de Información de Costes era «aceptable» en entornos productivos donde la Mano de Obra Directa y la Materia Prima Directa eran los factores de producción predominantes. Existía una tecnología estable, los Costes Indirectos no eran muy importantes y había un número limitado de productos en la gama ofrecida por muchas sociedades. Sin embargo, el rápido desarrollo de las empresas ha implicado mayor necesidad de información en lo relativo a la producción y estructura interna de estos costes. El sistema de Costes ABC se desarrollado básicamente con la intención de dar solución a estos problemas.
Implantación
La aplicación de este sistema se puede realizar en cualquier tipo de industria, ya sea de producción o de servicios. Es algo más costoso de instalar y de mantener que un sistema tradicional, dado que el ABC se extiende a unas actividades más numerosas y más complejas, pero a su vez, y a pesar de los rechazos observados, presenta una serie de beneficios notoriamente importantes, que lo convierten en una clara inversión a largo plazo.
Para conseguir con éxito la implantación de este sistema hay que ir introduciéndolo fase a fase. En un primer lugar se debe identificar las actividades del negocio que se verían afectadas y atribuir a las mismas los recursos que han consumido. Y como un segundo paso se seleccionarían las llamadas “ Medidas de Actividad”, encargadas de capturar datos sobre el volumen de esa actividad y así poderlas aplicar a las líneas de producto o servicio para generar información a cerca del coste de ellos consiguiendo así una mejor asignación general de los costes.
El sistema de costes ABC es considerado más que un método de costes, un proceso gerencial para administrar las actividades y procesos del negocio. Dado que esta materia es de gran interés, y su estudio es importante para el perfil del tejido empresarial que forma parte de nuestra Comunidad. La Fundación de Estudios Bursátiles y Financieros, llevará a cabo a partir del próximo día 17 de Noviembre, una actividad formativa relacionada con esta materia, para que los asistentes puedan conocer los principios del “sistema de Costes ABC”, su sistema de cálculo, los cambios organizativos que se plantean en la organización para su implantación, las ventajas de su introducción y los aspectos que deben tener en cuenta para responder sobre la conveniencia o no de la implantación del mismo.
Es momento de cuidar a las empresas desde dentro, cualquier mejora en la información que poseemos, al igual que cualquier disminución en los costes, es una ventaja competitiva y aunque como todo cambio, supone un esfuerzo, la ventaja que ofrece la implantación de un sistema de Costes ABC, supera con creces los esfuerzos a realizar. Hay que empezar a plantearse si “supone un coste o una ventaja tomar una buena decisión”

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email