Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Cuánto vale tu empresa

En los últimos tiempos, la correcta valoración de las empresas está convirtiéndose en un factor clave, dada la proliferación de OPAs que se están realizando en nuestro país.

En este sentido, la valoración de una empresa es un proceso fundamental en todas las operaciones de adquisición o de fusión, pero también es de crucial importancia para otros procesos como la salida a bolsa, el desarrollo de nuevos proyectos de inversión, la planificación estratégica, etc.

Ahora bien, ¿qué significa valorar una empresa?. Existen una gran cantidad de aspectos a tener en cuenta a la hora de cuantificar el valor de una empresa, al igual que diferentes puntos de vista para realizar dicho proceso. Debemos tener claro aspectos como las hipótesis de partida que vamos a seguir, validez de los datos disponibles, cómo cuantificar las variables cualitativas asociadas a la empresa, cómo encajar el riesgo, cómo prever el futuro.

A lo largo de los años se ha evolucionado en cuanto a la definición de métodos de valoración de empresas, comportando todos ellos, un conjunto de ventajas e inconvenientes. Si bien los expertos afirman que los métodos de valoración basados en el descuento de flujos de caja son los más idóneos, existen otros que también son utilizados como los métodos de valoración basados en el Balance, en la Cuenta de Resultados o los métodos mixtos.

Por lo que respecta a los métodos de valoración basados en el Balance, cabe mencionar los siguientes: valor contable, valor contable ajustado, valor de liquidación y valor sustancial.

Estos métodos, tratan de determinar el valor de la empresa a través de la estimación del valor de su patrimonio. Se trata de métodos tradicionales que consideran que el valor de una empresa radica fundamentalmente en su balance. La valoración de una empresa obtenida desde esta perspectiva es estática, es decir, no tiene en cuenta la posible evolución futura de la empresa, el valor temporal del dinero, la inflación, ni otros factores que también le afectan como pueden ser: la situación del sector, problemas de recursos humanos, de organización, contratos, la variable riesgo,etc., que no se ven reflejados en los estados contables.

Por lo que respecta a los métodos de valoración basados en la Cuenta de Resultados, hay que destacar los siguientes: El PER, el Valor de los Dividendos o el Múltiplo de las ventas.

Estos métodos, tratan de valorar la empresa a través de la cuenta de resultados, que recoge las diferencias surgidas en el transcurso de un período contable entre las corrientes de ingresos y gastos imputables al mismo. No sólo recoge el dato numérico del beneficio o la pérdida, sino que desgranando sus componentes se llega a conocer el porqué de dicho resultado. Así pues, analizando la cuenta de resultados de una empresa y su composición, se puede analizar aspectos como si la gestión de una empresa es adecuada, si se generan recursos de forma interna, evolución de la actividad operativa de la misma, importancia de los gastos financieros, etc.

También, es posible valorar una empresa a partir de indicadores como los dividendos o el volumen de ventas, sin embargo, hay que tener en cuenta que las variables beneficios y dividendos son manipulables, y la valoración de una empresa a través del volumen de ventas no considera aspectos importantes relacionados con la evolución de ese crecimiento.

Otro de los métodos, que actualmente se encuentran desfasados, pero que se han utilizado mucho en el pasado son los métodos mixtos, es decir, aquellos que incorporan el concepto de “Good Will” o fondo de comercio.

Estos métodos parten de un doble enfoque, por un lado realizan una valoración estática de los activos de la empresa añadiéndole un aspecto dinámico al tratar de cuantificar el valor que generará la empresa en el futuro.

A grandes rasgos, lo que hacen estos métodos es determinar el valor de la empresa a través de la estimación del valor conjunto de su patrimonio más una plusvalía resultante del valor de sus beneficios futuros. Estos métodos han sido muy criticados por los expertos modernos ya que son algo arbitrarios, al no existir un criterio uniforme para calcular el valor del fondo de comercio.

En la actualidad los métodos de valoración más utilizados son los basados en el descuento de flujos de fondos o cash flows. Ello se debe principalmente, a que consideran a la empresa como un ente generador de flujos de fondos, y para obtener una valoración de la misma se calcula el valor actual de dichos flujos utilizando una tasa de descuento apropiada. El valor de las acciones de una compañía proviene de la capacidad de la misma para generar riqueza para los inversores.

A través de estos métodos, que se basan en el pronóstico detallado y cuidadoso, para cada periodo, de cada una de las partidas financieras vinculadas a la generación de Cash Flows correspondientes a las operaciones de la empresa, el valor de la empresa, se determina mediante la estimación de los flujos de caja que generará en el futuro, para luego obtener una valoración en el momento actual mediante la aplicación de una tasa de descuento apropiada según el riesgo de los mismos.

Los diferentes Cash Flows de una empresa se estiman teniendo en cuenta posibles escenarios macroeconómicos, la situación del sector en el que se mueve la empresa, la calidad de gestión, por lo tanto, en función de los riesgos asumidos, la tasa de descuento deberá reflejar la rentabilidad de un activo libre de riesgo, más una prima de riesgo que será mayor o menor en función de la rentabilidad exigida.

Con independencia del modelo que se utilice, en todo proceso de valoración es necesario contar con fuentes de información objetivas y adecuadas acerca de la empresa, a fin de comparar con un eventual precio de mercado el valor que ésta pueda tener. Ahora bien, el principal obstáculo para valorar la empresa no es la utilización de la información sino la posterior formulación de métodos valorativos, donde se utilizará de un modo u otro los datos y estimaciones obtenidas, por lo que es importante cuantificar una serie de circunstancias referentes a la empresa,

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email