Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Cuestión de Subjetividad

Esta semana el Centro de Investigaciones Sociológicas publicaba el Indicador mensual de Confianza del Consumidor (ICC) correspondiente a septiembre (69,8 puntos). El dato refleja una mejora sustancial en tasa interanual, creciendo un 61,6%.

El ICC se elabora en España desde el 2004. Sus orígenes se encuentran en los realizados por la Universidad de Michigan y la Conference Board en Estados Unidos. El resultado se puede desagregar en dos indicadores parciales que ofrecen también importantes interpretaciones sobre la opinión de los consumidores.

Por un lado, tenemos el Indicador de la situación actual, que refleja la opinión que tienen los entrevistados sobre la situación actual de sus hogares, posibilidad de encontrar empleo y situación de la economía española en general; todo ello, respecto a los 6 meses anteriores. Por otra parte, está el Indicador de expectativas, donde se solicita una opinión sobre cómo cree que evolucionará en un periodo de 6 meses las situaciones planteadas en las cuestiones anteriores. Es decir, cómo contestan en el momento, y cómo opinan sobre la evolución de su economía doméstica, encuentro o mejora de empleo y la economía española.

Para cada pregunta planteada se obtiene la distribución porcentual de respuestas entre “positivas” o “negativas”, sin considerar las opciones de “no sabe, no contesta” e “igual”. A la diferencia entre ambos porcentajes (positivo menos negativo) se le suma 100, llegando así a la valoración de la pregunta. Posteriormente, se hace una media aritmética de las tres cuestiones planteadas para la obtención del dato del indicador parcial.

Una vez obtenido el indicador de la situación actual y de expectativas se vuelve a calcular una media aritmética de ambos. El resultado estará comprendido entre 0 y 200, si supera los 100 puntos, estaríamos ante una percepción positiva de los consumidores y, por debajo, sería una negativa. Actualmente, la opinión no demuestra una confianza positiva en la economía, aunque desde el verano 2012 se viene observando una mejora en los indicadores, principalmente en la opinión de la situación actual. Es importante reseñar que hablamos de puras opiniones, por tanto, subjetividad total en los resultados. A pesar de la subjetividad implícita es interesante elaborarlo y analizar sus implicaciones económicas.

Los datos se obtienen a través de encuestas telefónicas sobre una muestra de 1.400 personas mayores de 16 años. Asimismo, se incluyen preguntas en cada uno de los apartados para calcular directamente el ICC, así como algunas que permitan exponer sus motivos-razones a los entrevistados, y sin olvidar preguntas que ayuden a la interpretación de los resultados obtenidos. También se incluyen cuestiones de carácter sociodemográfico (edad, sexo, estudios, ocupación, estructura del hogar, etc.) para poder realizar análisis más detallados sobre los diferentes colectivos que responde a la encuesta.

En definitiva, el Índice de Confianza del Consumidor, mide la opinión que tienen 1.400 personas sobre su situación económica actual, la posibilidad de encontrar empleo y situación económica de España.

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email