Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

De mercados, precios y petróleo

De mercados, precios y petróleo.

El 7 de agosto del año pasado, cuando la invasión israelí del Líbano alcanzaba su cenit y se temía el fantasma de un nuevo embargo petrolero, el barril del petróleo brent marcaba su máximo histórico, 78,6 dólares. A pesar de la tensión en los mercados internacionales que caracterizaron el año 2006, durante los cinco meses posteriores a este hecho, los mercados se calmaron y el precio del crudo disminuyó 27 dólares (un descenso del 34,3%). En este caso, fueron las tensiones geopolíticas las que llevaron al precio del crudo a elevar su cotización.

El petróleo ha sido, y sigue siendo, a pesar de las recientes alterativas, el recurso energético más importante en la historia de la humanidad. Este recurso natural no renovable, aporta el mayor porcentaje de la energía que se consume en el mundo. Es, además, el producto más importante que se negocia en el mercado mundial de materias primas y el principal subyacente de los contratos de futuros y opciones.

Los precios del petróleo se regulan por unos marcadores o “precios de referencia”. A pesar de las diferentes variedades de petróleo, las más utilizadas en las transacciones y las más representativas en el mercado son las siguientes:
• Brent Blend, es el tipo de petróleo de referencia en los mercados europeos y para un 65% de las diferentes variedades de crudo mundial.
• West Texas Intermediate (WTI), es un petróleo de mayor calidad que el Brent. Es el tipo de crudo de referencia en el mercado Estadounidense.
• Dubai, utilizado como referencia para la producción de la región Asia- Pacífico.
En el mercado del crudo, los precios se fijan atendiendo a multitud de variables, entre las que destacan la oferta por parte de los países exportadores, la intensidad de su consumo (demanda) y los acontecimientos de carácter geopolítico y social.
En cuanto a la Oferta, se puede encontrar petróleo en todos los continentes, aunque distribuido de forma muy irregular. En Oriente Próximo se encuentran enormes campos petrolíferos que contienen alrededor de la mitad del petróleo mundial conocido. También existen grandes cantidades de petróleo en el Golfo de México, el Mar del Norte y el Ártico (tanto en Alaska como en Rusia). Se piensa que existen notables reservas en las plataformas continentales, aunque la mayoría no están todavía localizadas.
La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), controla alrededor de dos tercios de las reservas probadas de petróleo, y entre el 35% y el 40% de la producción de crudo. Para defenderse de las grandes fluctuaciones de los precios, la OPEP ha adoptado una política intervencionista. Ésta puede actuar en el precio del petróleo aumentando o disminuyendo su oferta según lo considere oportuno para sus intereses (si los precios se sitúan en niveles bajos, una reducción de la oferta hace subir el precio en el mercado).
Inicialmente, la organización estaba integrada por cinco países (Arabia Saudí, Iraq, Irán, Kuwait y Venezuela), y posteriormente se amplió con seis miembros más: Qatar, Indonesia, Libia, Emiratos Árabes Unidos, Argelia, Nigeria y Angola. Otros países productores de petróleo que no son integrantes de la OPEP son Canadá, México, Noruega, Reino Unido, Estados Unidos, Rusia, Kazakhstán, Yemen y Omán.
En cuanto a la Demanda, actualmente el principal consumidor de petróleo es EEUU, seguido de China, cuya fuerte demanda sigue incrementándose. La alta dependencia que el mundo tiene del petróleo y la inestabilidad que caracteriza el mercado internacional y los precios de este producto, ya llevó a que se investigasen energéticos alternativos. La jet-set mundial parece haberse dado por enterada de la necesidad de tomar medidas urgentes para reducir su fuerte dependencia de los hidrocarburos y disminuir las emisiones de gases contaminantes, que están acelerando el cambio climático. Prueba de ello es que, en 2006, la demanda de crudo de la OCDE se redujo por primera vez en 20 años, aunque sólo el 0,6%, según el último informe de la Agencia Internacional de Energía (AIE). El dato resulta relevante, puesto que la OCDE suele consumir el 58% de los casi 85 millones de barriles que el mundo quema cada día. Esto contribuyó a que la demanda mundial de petróleo creciera sólo el 0,9% el año pasado (en 2004 aumentó el 3,9% y en 2005, el 1,5%), pese al fuerte y creciente consumo de China.”De este modo se añade un nuevo factor, el cambio climático, que afecta a la demanda y que a medio plazo va a ser determinante en el comportamiento del mercado del petróleo”, afirma Miguel Carrillo, experto en la materia. Ante esta situación de emergencia se están desarrollando con mayor efectividad sustancias alternativas como el biodiésel y el bioetanol.
Otro factor que ha jugado un papel importante en los movimientos de los precios del petróleo en el corto plazo ha sido la inestabilidad geopolítica y social en algunas regiones productoras de petróleo, como el Medio Oriente, Nigeria, Rusia y Venezuela. El mercado de futuros y en especial la evolución de las posiciones largas netas de operadores no comerciales, reflejan la inestabilidad geopolítica y el riesgo percibido por los mercados de una interrupción de parte de los flujos de producción.
La evolución de los precios del petróleo se ha visto afectada por todas estas circunstancias sociopolíticas y económicas, las cuales han determinado las características particulares del mercado del crudo. El reciente descenso de los precios de esta materia prima, estuvo motivado por una reducción de la demanda, debido a las suaves temperaturas en el Hemisferio Norte. A pesar de esta sensible reducción de la tensión en el mercado del crudo a finales del año 2006, éste estuvo anteriormente marcado por una escalada de los precios hasta niveles nunca vistos, debido a los diferentes focos de tensiones geopolíticas. Irán y su controvertido programa nuclear, los ataques de la guerrilla contra instalaciones petrolíferas en Nigeria, la incesante actividad en Irak y las pruebas con misiles de Corea del Norte, fueron los principales puntos calientes. Los precios ya han comenzado a subir, y los expertos prevén que el petróleo dejará de ser un foco de incertidumbre a lo largo del año 2007, oscilando éstos en torno a los 60 euros el barril.

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email