Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Dos caras de la misma moneda

A pesar de su mala prensa, la última moda en activos de inversión son los llamados Hegde Funds o Fondos de Gestión Alternativa. ¿Que tienen de especial estos activos? Normalmente suelen lograr rentabilidades superiores a las del mercado, precisamente porque tienen un comportamiento no correlacionado con el mismo, en realidad lo que hacen es aprovechar cualquier ineficiencia que se produzca en el mercado, a través de una serie de estrategias, para conseguir una rentabilidad mayor.

Visto así, los Hedge Funds son activos muy atractivo en los que deberíamos invertir. Pero hay que tener en cuenta las dos caras de la moneda. La cara, que serían los factores positivos:
* Los Hedge Funds, por término medio, suelen obtener rentabilidades positivas mayores con menor volatilidad que otras inversiones tradicionales.
* Es una manera de diversificar la cartera ya que no mantienen relación directa con los movimientos del mercado, mejorando por tanto el binomio Rentabilidad-Riesgo.
* Permiten el acceso a nuevas estrategias de inversión. Las más utilizadas suelen ser las neutrales al mercado, utilizan el arbitraje y la combinación de posiciones largas y cortas; luego están las que operan según acontecimientos de mercado (básicamente movimientos corporativos) y las que se aprovechan de las tendencias de mercado, ya sean fondos bajistas, que operan con derivados o que especulan con la evolución macroeconómica.
* La estructura de comisiones basada en la rentabilidad motiva a los gestores y evita la fuga de talentos.

La cruz de la moneda, que serian los aspectos negativos, por algo también se les denomina a los Hegde Funds, Fondos de Alto Riesgo:

* Suelen estar apalancados, tres cuatro o incluso diez veces por encima de su patrimonio (implica incrementos drásticos de riesgo) a fin de incrementar la rentabilidad de una oportunidad de mercado.
* Las estrategias se suelen caracterizar por falta de transparencia, la información es opaca en ocasiones.
* Muchos fondos imponen restricciones de liquidez, sobre todo en fechas de reembolso mensual o trimestral.
* Algunos Hedge Funds están domiciliados en paraísos fiscales o países de reducida regulación. La protección de los intereses del inversor queda, en ocasiones, al descubierto.
* Diversos fondos han quebrado o desaparecido o han sido motivos de escándalo, desde su aparición en 1949. Uno de los casos más sonados fue en 1993, cuando George Soros con sus hedge funds Quantum, realizó intensivos ataques contra la libra esterlina, que forzaron su salida del Sistema Monetario Europeo (SME).

El objetivo de inversión de los Hedge Funds es obtener rentabilidades positivas, independientemente de que los mercados suban o bajen, por lo que invierten en productos derivados (opciones, futuros, warrants…). Pueden además invertir en cualquier tipo de activo, ya sea: renta fija, renta variable, divisas, etc, sin ninguna limitación. Habitualmente se mueven en el corto plazo, con grandes volúmenes de efectivo y posiciones muy agresivas.

¿Quién invierte en hedge funds? La mayoría de los inversores son Instituciones, Fondos de inversión tradicionales, Sociedades de Capital Riesgo, Planes de Pensiones, etc.

Tradicionalmente sólo invertían en hedge funds inversores profesionales. Pero, como afirma la CNMV en un reciente estudio, “la comercialización de estos fondos al inversor minorista ha aumentado la preocupación sobre las necesidades de protección’, y apuesta por ‘garantizar que el inversor conozca el producto y los riesgos que entraña’”

Actualmente existe un Reglamento pendiente de aprobación, donde se regulan este tipo de productos financieros.
El grupo de inversores mayoristas, entidades financieras, gestoras, fondos de pensiones y aseguradoras, tendrán libre acceso a los hedge funds que se creen en España. Estos inversores institucionales podrán invertir en derivados y endeudarse hasta 5 veces por el valor de los activos en cartera para sacar provecho de las oportunidades del mercado.

El otro grupo de inversores, los particulares, sólo podrán invertir a través de los Fondos de Fondos, que colocarán al menos un 60% del patrimonio en los nuevos hedge funds creados en España, con el limite del 5% de la cartera. Y el restante 40% del fondo se podrá invertir en otros fondos de gestión alternativa, siempre que estén domiciliados en países de la OCDE.

Por último, los Fondos tradicionales también podrán invertir en estos productos, aunque sólo un 10% de su patrimonio. Para poder invertir en un hedge fund será necesario que éste ofrezca diariamente su valor liquidativo y que, como mínimo, tenga una liquidez mensual.

Pero lo cierto es que, pese a las críticas, y a las dos caras de la moneda, los llamados fondos de alto riesgo o Hedge Funds ofrecen una rentabilidad mayor que los productos tradicionales con una volatilidad menor. Y cada día son más los seguidores que han visto en estos productos una alternativa de inversión, que se va a ver favorecida por la nueva legislación.

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email