Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

El caballo de batalla

Históricamente la financiación ha sido el caballo de batalla de las Pymes. Pieza fundamental en el engranaje del Sistema Financiero y elemento vital para el crecimiento de las empresas.

Los datos que se han publicado estas semanas sobre el descenso del nivel de financiación en los últimos años son desoladores, los créditos a las pymes se han reducido un 66% durante los años de la crisis. A la restricción a la financiación que siempre ha existido en España y a la excesiva dependencia a la financiación bancaria tradicional, se ha unido la reestructuración que están viviendo las entidades financieras para su propia supervivencia, las altas tasas de morosidad y la bajada generalizada del consumo. Todo ello ha provocado un colapso en el sistema financiero, que hace que la liquidez no fluya. No parece que esta situación se vaya a solucionar a corto plazo, por tanto, hay que buscar alternativas para obtener financiación.

Tradicionalmente las fuentes de financiación alternativas han sido los Mercados Financieros, el Capital Riesgo en sus diferentes etapas, y la Titulización de activos. Obviamente, y por motivos por todos conocidos, la titulización es una de las alternativas que queda descartada en estos momentos.

Sin embargo, el acceso a los mercados a través del MAB (Mercado Alternativo Bursátil), es una opción atractiva que están utilizando muchas pymes para poder financiar sus proyectos de expansión o internacionalización. Desde su puesta en marcha en julio de 2009 con la primera empresa, este mercado ha logrado financiar a casi 30 compañías de diversos sectores.

Conscientes de la escasez y de la magnitud del problema, desde la Administración Pública se están intentando potenciar éstas y algunas alternativas más. En relación al Capital Riesgo, se está haciendo hincapié principalmente en el apoyo a las empresas que invierten en las primeras etapas de crecimiento (Venture Capital). Entra aquí también, la figura de Business Angels o inversor privado, que se está desarrollando en España a través de redes, por ejemplo, como la que tenemos en la Comunidad Valenciana, CVBAN, que ayuda a emprendedores.

Además, se está estudiando la posibilidad de desarrollar un Mercado de Renta Fija Privada para las pequeñas y medianas empresas, un mercado donde se puedan negociar pagarés de compañías, esta opción se está analizando junto a BME, para poder utilizar un sistema multilateral de negociación (SMN) donde descuenten los pagarés que hoy no son aceptados fácilmente por las entidades financieras.

El nuevo mercado está dirigido a inversores institucionales y las emisiones se articularían tanto a través de pagarés como de bonos, aunque lo primordial es cubrir las necesidades de corto plazo. El funcionamiento sería similar al del MAB, habría un asesor registrado, un valorador de la emisión y un proveedor de liquidez, Será necesario también un colocador que busque inversores en el momento que se vaya a realizar la emisión.

En definitiva, se trata de crear nuevos mecanismos de financiación para las pequeñas y medianas empresas, que son las que más están sufriendo la restricción del crédito, y que, en definitiva, son las que mayor peso representan en términos del PIB y de Empleo.

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email