Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

El Fenómeno de la Inflación

El tema de la inflación es uno de los más debatidos en estos últimos meses. Los incrementos de precios registrados en el mes de septiembre, han sido objeto de comentarios en distintos escenarios de nuestra economía. Muchas veces nos preguntamos: ¿Por qué hay un rebote inflacionario?; ¿Cuáles son las causas para que esto ocurra?; ¿Cuáles son los hechos que reflejan este repunte de los precios en España?. Es conveniente realizar un pequeño análisis de este fenómeno para comprender si el problema reviste gravedad y si es posible encontrar algunas soluciones.

En casi todos los países del mundo, cada vez que se menciona la palabra «inflación» surge en cada persona un aire de malestar y en otros hasta pánico. Y no es casual que así suceda debido a la experiencia que han tenido países en años anteriores principalmente con la hiperinflación, como el caso de Japón. La inflación se puede definir como el: “crecimiento continuo y generalizado de los precios de los bienes y servicios existentes en una economía”; otras definiciones lo explican como el “movimiento persistente al alza del nivel general de precios o disminución del poder adquisitivo del dinero”.

Es conveniente aclarar que a las causas del aumento generalizado de precios, se las considera por separado, pero existe una cierta interdependencia entre ellas.

 Inflación por exceso de demanda: Se produce cuando la demanda global de bienes y servicios supera a la oferta global de los mismos.
 Monetarias: Toma expresión por medio de la teoría cuantitativa del dinero suponiendo producto fijo, paridad del poder de compra y libre movilidad de capitales.
La inflación se ha convertido en un desequilibrio macroeconómico, profundamente preocupante para nuestro país. Muchos opinan que no es conveniente medir la inflación mes a mes, ni tampoco leer el dato de un trimestre respecto al anterior, puesto que las conclusiones extraídas no serían demasiado concluyentes. Lo relevante es fijarse en la“inflación tendencial”, es decir, la tasa de inflación que refleja efectos permanentes en la economía. Si medimos la evolución de los precios en los últimos meses mediante el IPC, observaremos que el repunte de la inflación en España refleja los siguientes hechos:

 Apreciación del euro, que abarata los bienes y servicios importados y ejerce presiones a la baja sobre el IPC.
 Deterioro de las cuentas exteriores españolas: La necesidad de financiación de la economía española frente al exterior, va aumentando considerablemente de un año a otro.
 Aumento del diferencial de inflación español: los precios suben en España sensiblemente más que en la eurozona y el resto de la UE.

Otra de las causas explicativas de la excesiva inflación española es la aplicación de una política presupuestaria demasiado expansiva en el actual contexto monetario de la eurozona y la ausencia de reformas estructurales, que limita el crecimiento potencial de la economía. El crecimiento del gasto público en las comunidades de nuestro país está aumentando considerablemente. Los presupuestos Generales del Estado para 2005 se caracterizaban por un excesivo crecimiento del gasto público, que se traduce en un crecimiento excesivo de la demanda de crédito del sector privado y en una mayor inflación tendencial.

Algunos que no comparten la tesis de la “inflación tendencial”, consideran que el aumento sostenido de los precios que da origen al término inflación, se ha dado en la economía española principalmente por la subida del precio del petróleo y el gas natural. El efecto de los huracanes Katrina y Rita, ha impactado notablemente sobre el precio del crudo, las gasolinas y productos refinados, por lo que el escenario inflacionista de los productos energéticos ha empeorado notablemente. Las perspectivas de evolución de la inflación española no son muy optimistas. Si a la revisión al alza de los precios del petróleo, le unimos las posibles subidas de impuestos indirectos propuestas por el gobierno, el resultado es un deterioro de las expectativas para el 2006.

Como podemos observar, la inflación es una variable macroeconómica muy importante a la hora de comprobar la salud de una economía, por lo que habría que estar atento a su evolución en nuestro país, para ver si no se convierte en un factor que reste competitividad a nuestras empresas y nos impida converger con el resto de países de la zona euro.

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email