Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

El nuevo supervisor

Durante el mes de junio hemos estrenado un nuevo supervisor. Miguel Ángel Fernández Ordóñez ha pasado, con un mes de antelación, el relevo como Gobernador del Banco de España a Luis Maria Linde, en un momento más que complejo para el Sector Financiero.
El gobernador dirige el Banco de España, preside el Consejo de Gobierno y la Comisión Ejecutiva, y representa al Banco legalmente ante aquellas instituciones y organismos internacionales en los que está prevista su participación. Su cargo es nombrado por el Rey, a propuesta del presidente del Gobierno, y su mandato tiene una duración de seis años, sin posible renovación.
El Banco de España forma parte del Sistema Europeo de Bancos Centrales (SEBC) junto con los 27 bancos centrales del resto de países de la UE. En línea con el Banco Central Europeo, debe velar por controlar la inflación y mantener el sistema financiero estable, garantizando que las instituciones y mercados financieros se supervisen adecuadamente.
En nuevo gobernador, es economista, técnico comercial del Estado y conoce muy bien los entresijos del órgano supervisor. Además de su reconocido prestigio, posee un alto dominio del contexto internacional. No es fácil el reto que tiene en sus manos, quizás el más importante que va afrontar es recuperar el prestigio del propio Banco de España, después de la falta de previsión ante las debilidades de algunas entidades financieras, que al final han terminado siendo rescatadas; hechos que han puesto en tela de juicio una adecuada supervisión y han deteriorado la imagen de la Entidad. Devolverle la credibilidad y el reconocimiento internacional del que gozaba la Institución, será una tarea dura y constante.
Linde deberá gestionar y liderar el proceso de recapitalización de las entidades financieras que necesiten fondos europeos, actuando en sintonía con las directrices que lleguen de Bruselas y Frankfort, renunciando, en parte, a su independencia, pero aunando esfuerzos.
La Cumbre Europea celebrada la semana pasada es una pieza clave para la recuperación de la confianza y para intentar restablecer el orden en el Sistema Financiero Europeo y, sobre todo, el español. El Encuentro fue un éxito, a pesar de la negativa de Merkel a utilizar los eurobonos. Después de muchas horas de trabajo, se acordó que a partir de octubre el Fondo de Rescate podrá comprar deuda de los países sometidos a presión por los mercados. Además, en España, el sector financiero será recapitalizado directamente por las autoridades europeas, de modo que esta ayuda no aumentará la deuda del Estado ni computará como déficit público, pero, por supuesto, tendrá contraprestaciones.
El proceso se ha iniciado. A partir de ahora, el recién estrenado Gobernador de Banco de España, tendrá como principales retos: culminar el complejo proceso de saneamiento del sector financiero; gestionar su recapitalización; y mediar entre el Gobierno y las Autoridades Europeas, para que todo se realice de manera eficiente y los inversores recuperen la confianza en el Sistema Financiero Español.

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email