Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

El Precio del Dinero

Uno de los índices de referencia a considerar para establecer el coste de la financiación bancaria y la retribución de los productos de ahorro es el Euribor (Tipo Europeo de Oferta Interbancaria). Su nacimiento se remonta a 1.997, cuando la Federación Bancaria Europea (FBE) propuso la creación de un indicador común para los países de la zona euro. El primer dato se publicó en 1.999, y desde entonces ha ido tomando cada día mayor relevancia en la economía.

Para su elaboración, se parte de la información suministrada por los 50 bancos más activos en el mercado interbancario europeo. Se trata de obtener una media de los tipos a los que dichas entidades se prestan y depositan sus capitales. Para evitar los extremos, Reuters elimina el 15% de los tipos máximos y mínimos, consiguiendo de este modo una muestra más representativa. Los datos se publican teniendo en cuenta diversos vencimientos, pues las entidades tienen diferentes necesidades de financiación e inversión. Indicar que la referencia a un día se denomina EONIA. El correcto funcionamiento de los mercados de capitales interbancarios es vital para el resto de la economía.

El Euribor suele tener movimientos paralelos al tipo de interés de referencia que fija el Banco Central Europea (BCE), con carácter oficial, que es el precio al que dicha entidad presta al resto de bancos de la zona euro. Además de por esta circunstancia, el interbancario también se ve afectado por las expectativas que tienen las entidades participantes sobre el crecimiento económico, evolución de la morosidad, situación financiera del destinario, y sobre todo, la confianza que tengan entre ellas. Esta última variable fue la que llevó a la paralización de la financiación interbancaria. En los momentos en los que hay mucho dinero en el sistema (liquidez) el tipo Euribor a corto plazo suele situarse por debajo del tipo BCE. Indicar que la referencia a un día se denomina EONIA.

El Banco de España sustituyó en 1.999 el indicador utilizado hasta la fecha (MIBOR) en nuestro país, publicándose desde entonces la nueva referencia en el Boletín Oficial del Estado para ponerlo en conocimiento de todos los intermediarios e interesados. El funcionamiento era el mismo, es decir se hallaba la media de los tipos de interés de las operaciones interbancarias de las principales entidades españolas.

Precisamente, el hecho de que para obtener el Euribor se tenga en consideración los tipos que las entidades financieras utilizan para prestarse dinero entre ellas, sea al mismo tiempo utilizado por éstas para poner el precio a los productos financieros, es motivo de crítica. Si nos basamos en la teoría de formación de precios de los productos y servicios, esta observación no tendría consistencia, ya que en función de las expectativas de la oferta y demanda se llega a un valor de intercambio que se establece como precio para poder llevar a cabo la operación. Esto ocurre para cualquier bien o servicio del libre mercado.

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email