Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

En busca de la especialización

La competitividad de las Escuelas de Negocios o de los Centros de Formación de Posgrado, es cada día mayor debido al estrepitoso aumento de la demanda. Sin embargo, la formación del alumnado no siempre responde a las necesidades de las empresas.

Recientes estudios resaltan, que con carácter general, las escuelas de negocios suelen ofrecer una formación excesivamente generalista, ya que tienen ciertas dificultades para ofrecer una enseñanza especializada en determinadas áreas.

A raíz de dicho estudio, se han establecido unas pautas para que las Escuelas de Negocios ofrezcan un mejor servicio no sólo para enriquecer la formación de los estudiantes, sino también para satisfacer las necesidades de las empresas.

Cuando hace ya una década, los Masters y títulos de postgrado parecían la panacea y la solución a todos los contratos basura y las Empresas de Trabajo Temporal, los universitarios mas aventajados se decidían por utilizar esta alternativa como complemento y valor añadido a sus carreras universitarias.

Cierto es, que desde entonces ha llovido mucho, pero a pesar de la coyuntura variable y dinámica en la que nos encontramos (con presencia de la globalización en todos los procesos empresariales o China como fábrica del mundo), parece que una forma eficiente de poder hacer frente a estos “obstáculos”, es la Formación y la Información. Todas estas circunstancias, no son otra cosa, al fin y al cabo, que parte de una situación de crecimiento y evolución a la que el entorno esta sometida.

En un mercado como el actual: competitivo, ágil, sofisticado y eficiente, la formación de los recursos humanos es uno de los factores competitivos más importantes, que contribuyen a la consolidación de una economía desarrollada y a un crecimiento sostenible.

Es importante adoptar una estrategia que englobe todos los niveles de la educación formal generando incentivos de mercado, y tratando de ajustar la formación a las necesidades reales de las empresas y de los individuos.

En primer lugar, nos enfrentamos al dilema de la Especialización y más ahora que con la creación del Espacio Europeo de Educación, tras la firma del Tratado de Bolonia, que ha supuesto una revolución en el sistema universitario, tanto de los estudios de grado y de posgrado. Los primeros van a tener un carácter generalista y por lo tanto necesitarán de una especialización para que los alumnos obtengan una preparación adecuada para su incorporación en el mundo laboral.

Existe una gran diversidad de alternativas y sin duda alguna el alumno deberá optar por uno u otra área de especialización en función de sus expectativas futuras.

En el área financiera, la complejidad de los productos englobados en la innovación financiera, requiere un grado de especialización notable, comprender y analizar lo que está sucediendo en los Mercados, no es fácil. Así pues una de las alternativas posibles es la especialización en Bolsa y Finanzas, para trabajar en el mercado financiero y que requiere de una elevada preparación, no sólo por la complejidad de los mercados, sino debido también a las exigencias de la normativa de cualificación de los profesionales del sector.

El Master Bursátil y Financiero, homologado por el IEAF es la única actividad formativa de posgrado de la Comunidad Valenciana que ofrece una visión global del sector financiero, al tiempo que un estudio en profundidad de las operaciones, mercados, servicios e instituciones que lo integran, convirtiéndose en el único Master en nuestra Comunidad que prepara para la obtención del Nivel Foundation del Titulo CIIA (Certified Internacional Investment Analyst o Título Analista Financiero Internacional).

En el área jurídica, el abanico de posibilidades es incluso mayor, sin embargo una de las salidas profesiones más exitosas es la especialización en Derecho de Empresas.

El Master de Asearía Jurídica de Empresas, ofrece una formación a sus alumnos para encaminar su futuro profesional como asesores de empresas, que deben ser especialista en derecho mercantil, disciplina básica en el ámbito empresarial, pero sin descuidar otros campos del derecho presentes en el día a día de cualquier sociedad: las delicadas y a menudo conflictivas relaciones empresa-trabajador reguladas por el derecho laboral; no descuidar las obligaciones tributarias de la mercantil implica una actualización prácticamente diaria en derecho fiscal; y cualquier tipo de actuación ante los Tribunales de Justicia conlleva un profundo dominio de las leyes procesales.

Los cursos de posgrado deben ir más allá de la formación teórica, debiendo orientar sus planes de estudios a las necesidades de las empresas, es decir, con una orientación eminentemente práctica, de forma que los alumnos puedan y sean capaces de aplicar los conocimientos adquiridos a la práctica profesional. Además es necesario potenciar las actividades formativas complementarias además de los programas troncales (de larga duración), como seminarios profesionales u otras actividades de interés para el desarrollo del alumno y del profesional.

Las claves para que los cursos de posgrado alcancen los objetivos de los alumnos y satisfagan las necesidades de las empresas se basan en la adaptación a los cambios, lo que requiere necesariamente de una continua actualización de los contenidos, temarios y porqué no reciclaje del profesorado, todo ello en aras de satisfacer en la mayor medida posible a nuestro bien más preciado, los alumnos.

Por ello, en la Fundación de Estudios Bursátiles y Financieros, en su más de quince años de existencia, hemos tratado de adecuarnos a las nuevas necesidades del mercado, adaptando los temarios de las actividades tanto de larga como de corta duración, ofreciendo programas renovados totalmente año a año, huyendo de ofertas repetitivas y directamente enfocadas a la satisfacción de nuestros clientes: empresarios, directivos y posgraduados.

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email