Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

ETFs y algo más

El abanico de productos que tienen hoy día los inversores a su alcance, es enorme e impensable hasta hace tan sólo unos pocos años, donde el espectro de productos se reducía a bonos, acciones y Fondos de Inversión.

Actualmente en un entorno económico algo complicado, marcado por la incertidumbre y la alta volatilidad, surgen productos cada vez más complejos que intentan aprovechar las ineficiencias del mercado en ocasiones, mitigar el riesgo en otras e incluso beneficiarse de las caídas de los índices.

Todos estos nuevos productos no son la panacea sino simplemente alternativas de inversión donde se debe estudiar la rentabilidad y analizar el riesgo. Conceptos que nunca hay que dejar de lado al hacer una inversión.

Uno de los productos que más han proliferado últimamente en el mercado, son los ETF o Fondos Cotizados, aunque nacieron en julio de 2006, actualmente están de moda, y su contratación ha aumentado notablemente en los últimos meses.

Pero ¿qué son exactamente estos Fondos Cotizados o ETF?. Parece que funcionan como las acciones, pero se denominan fondos cotizados, por tanto: ¿son acciones o son fondos?

Los Exchange Traded Funds (ETF) o Fondos Cotizados son Instituciones de Inversión Colectiva cuya política de inversión consiste en replicar un índice de referencia, las participaciones de estos fondos se negocian en las Bolsas de Valores, igual que si se tratara de acciones.

Estos fondos son muy habituales en mercados extranjeros, los primeros ETF comercializados en España replicaban al Ibex 35 (índice que recoge los 35 valores más significativos en cuanto a liquidez y capitalización del mercado español), Posteriormente, se crearon fondos cotizados sobre otros índices de referencia internacional como el Euro Stoxx 50, Latibex, etc.

Los emisores de ETFS son Gestoras de Fondos; inicialmente Bolsas y Mercados Españoles (BME) concedió dos licencias a BBVA Gestión y a Lyxor Asset Management sobre el índice IBEX 35® y sobre Euro Stoxx 50, y una sobre el IBEX 35® a Santander Asset Management, para que pudieran comercializar Fondos Cotizados. Actualmente hay 32 ETF en España comercializados por estas tres gestoras.

Entre las principales características de estos productos destacamos:

• Accesibilidad: Los ETFs son activos muy accesibles para el inversor. La compra y venta de los fondos cotizados se realiza, al igual que con las acciones, a través de los intermediarios financieros y en el mismo horario bursátil.

• Flexibilidad: La operativa con ETF permite comprar o vender en cualquier momento de la sesión bursátil, sin tener que esperar a valorar la cartera del fondo, teniendo un precio al finalizar cada sesión.

• Transparencia: Como los ETFs representan a un índice, en todo momento se conoce la composición del fondo cotizado y se puede disponer de información en tiempo real (precios, volúmenes, composición diaria de la cartera del fondo, valor liquidativo diario y valor liquidativo indicativo en tiempo real) durante el horario contratación.

• Liquidez: Los fondos cotizados son productos de gran liquidez. La negociación se realiza en el Sistema de Interconexión Bursátil Español (SIBE), es decir a través de una plataforma electrónica, lo que garantiza eficiencia y rapidez en la gestión de operaciones. Además, cada ETF cuenta con especialistas que aportan liquidez al fondo cotizado mediante su presencia permanente en el mercado tanto a la compra como a la venta.

• Solidez: La utilización de los fondos cotizados es ya una constante en la operativa diaria de los inversores institucionales. Estos productos están ya consolidados en los mercados internacionales.

Estos productos asumen principalmente el riesgo de mercado, ya que replican a un índice, por tanto hay que tenerlo en cuenta a la hora de realizar la inversión.

En relación con la fiscalidad, una vez más, tributan como una acción, además las participaciones en fondos cotizados no pueden ser objeto de traspaso, por lo que no es posible acogerse al régimen que permite a los partícipes en fondos tradicionales reembolsar en un fondo y suscribir en otro con diferimiento de la tributación de las plusvalías.

Los inversores se podrían preguntar: ¿qué ventajas podría tener al comprar un ETF? Entre sus principales ventajas se encuentra: la Diversificación, cada participación de ETF representa una cartera de acciones, que se negocia en un mercado de valores, y que replica de forma eficiente a un índice de referencia; agilidad; bajos costes de transacción y estrategia de cobertura: La operativa con fondos cotizados permite utilizar estrategias de cobertura de forma complementaria a los productos derivados.

Los ETFs son, por tanto algo más, son participaciones negociables en una Bolsa de Valores, se caracterizan por la transparencia y la liquidez y, su principal ventaja es la diversificación, cuentan con una fiscalidad adecuada y unos costes de intermediación y comisiones, menores a los de otros instrumentos financieros. Es por ello, que después de dos años de vida, y tras su consolidación en el mercado español, los EFTs parecen tener un futuro prometedor lleno de oportunidades. Eso sí, hay que aprovechar las oportunidades que nos brinda el mercado pero nunca hay que olvidar el binomio rentabilidad – riesgo, que todo inversor debe tener presente a la hora de invertir su dinero.

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email