Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Europa financia a la Pymes

En las últimas fechas se está hablando mucho acerca del referéndum que se celebrará en España el próximo día 20 de Febrero, en el cual la ciudadanía española votará su posición acerca de la Constitución Europea. Hace unos días me comentaba un amigo, que en la misma se hace referencia al “Banco Europeo de Inversiones”, como un órgano consultivo de la Unión Europea, implicado en las Políticas de Cohesión Social, Económica y Territorial, y del cual no tenía información, por lo que vamos a intentar disipar esas dudas.
El Banco Europeo de Inversiones (BEI) fue establecido en 1957 por el Tratado de Roma, y como afirma el texto de la Constitución Europea es un órgano consultivo que tiene personalidad jurídica propia y participan en su capital los Estados miembros. Además se recurrirá a dicho organismo en el supuesto que un Estado miembro tenga un déficit excesivo, para que analice su política de préstamos concedidos al mismo.
Su objetivo es contribuir a la integración europea y al desarrollo económico de las regiones más desfavorecidas. Es una institución sin ánimo de lucro, que intenta facilitar mediante su intervención la realización de inversiones públicas y privadas, que congreguen los siguientes objetivos:
– Desarrollo de las regiones desfavorecidas de la Unión Europea.
– Modernización de empresas y creación de nuevas actividades que no puedan financiarse completamente con los instrumentos financieros disponibles en dicho país.
– Ayudar a financiar inversiones en infraestructuras de interés comunitario, que por su amplitud o carácter, no pueden ser costeadas por un Estado miembro.
El BEI se financia a través de sus miembros, que son los Estados miembros de la Unión, su capital asciende a 163.700 millones de euros después de la adhesión de los países de Europa Central y Oriental, el porcentaje de participación de España en dicho organismo es de un 9,8%. También, acude a los mercados financieros ya que sus emisiones tienen la máxima calificación crediticia pudiendo reunir grandes cantidades de dinero en condiciones muy competitivas. Estas cifras tan importantes, así como la estructura de este organismo, sus características parecen mostrar que sólo grandes proyectos de carácter nacional o supranacional serán estudiados y tenidos en cuenta por dicho organismo, pero esta visión no es correcta, ya que existe una línea de financiación expresamente vinculada a las Pequeñas y Medianas Empresas (PYMES).
El B.E.I. tiene establecidas cinco líneas de actuación:
– Desarrollo regional y cohesión económica y social.
– Aplicación de la iniciativa “Innovación 2000”.
– Protección y mejora del medio ambiente.
– Ayuda a los futuros Estados miembros de la Unión.
– Políticas comunitarias de cooperación y ayuda al desarrollo de determinadas regiones.
Este organismo es el accionista mayoritario del Fondo Europeo de Inversiones creado en 1994 para ayudar a la financiación de proyectos de las PYMES. Ambas instituciones forman el Grupo BEI, donde dicho organismo concede préstamos bancarios a medio y largo plazo, mientras que el FEI está especializado en operaciones de capital riesgo y garantías para las PYMES. Estos parámetros se instrumentan a través de la iniciativa “Innovación 2000” que intenta impulsar el desarrollo de las PYMES innovadoras, los sectores con elevado valor añadido tecnológico, así como facilitar el acceso de este tipo de empresas a programas de investigación y desarrollo.
El BEI trata de forma directa con los promotores de grandes proyectos, mientras que para los asociados a PYMES o administraciones locales colabora con las instituciones financieras de los diferentes países de la Unión, utilizando la figura de los préstamos globales, los cuales permiten conjugar el conocimiento directo del mercado local por parte de estas instituciones financieras con las buenas condiciones de acceso a los mercados financieros del mismo. El análisis del proyecto de inversión es realizado por estos intermediarios, para observar si el proyecto es económicamente, técnicamente y financieramente viable y se adapta a las líneas de actuación marcadas.
El importe adjudicado en el marco de un préstamo global puede oscilar entre 20.000 euros y 12’5 millones de euros, si bien el importe del préstamo no puede ser superior al 50% del coste de la inversión. Los préstamos son a medio-largo plazo, entre 4 y 12 años para proyectos industriales, pudiendo llegar hasta los 20 años para los de infraestructura o energía. Los tipos de interés se adaptan a la evolución del mercado de capitales y la duración del préstamo. Así mismo, el BEI no concede directamente bonificaciones de interés, si bien éstas pueden estar financiadas por terceras instituciones, como es el caso de algunas Comunidades Autónomas españolas que han suscrito convenios con las diferentes instituciones financieras con el objetivo de subvencionar los tipos de interés de los préstamos globales. Por tanto el tipo de interés aplicado a los destinatarios de estos préstamos se calculan sumando al coste de los fondos del BEI, un margen que el banco intermediario añade como prima de riesgo financiero y coste de administración, reduciéndose en el porcentaje que se vincula a la subvención otorgada por la Comunidad Autónoma.
Por lo tanto, los préstamos globales concedidos por el Banco Europeo de Inversiones son otro instrumento de financiación disponible por las PYMES españolas, dado el objetivo de la Unión Europea de potenciar el desarrollo de este tipo de empresas. Para obtener más información puede acudir a la web de esta institución: www.eib.org o ponerse en contacto con los delegados en cada una de las instituciones financieras de nuestro país de dicho organismo.

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email