Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Flechazo versus análisis

Existe el amor a primera vista, pero en los negocios y las finanzas no es suficiente con las buenas vibraciones. A pesar de ello, todavía hoy a la hora de tomar las grandes decisiones, la intuición y la experiencia de los altos ejecutivos sigue siendo el principal factor a tener en cuenta, hasta el punto de que el 58% de las medidas relevantes en las empresas se toman así, según un estudio de PwC. La historia de Romeo y Julieta, la de San Valentín, Doña Ana y don Carlos (Guanajuato-México) y Abelardo y Eloísa (París) recuerdan el amor, pero no hay que olvidar que todos ellos acabaron en tragedia, algo que los empresarios no se pueden permitir. Por ello, el gran desafío al que se enfrentan las compañías es el de saber integrar y combinar los flechazos con la experiencia, formación y el análisis objetivo de datos.
El amor romántico, y por idiosincrasia muchas veces dramático, no es una fórmula válida para los negocios, si bien el ingrediente de la pasión resulta imprescindible. Todavía hoy llama la atención que, pese al fuerte desarrollo tecnológico que ha experimentado el entorno empresarial en los últimos años, sólo el 29% de las grandes decisiones de los directivos parten del análisis de datos. Sin embargo, todo apunta a que dadas las circunstancias y el aprendizaje de los errores, estas estadísticas van a cambiar. La tendencia ha comenzado a revertirse. Un 49% de los ejecutivos encuestados por PwC afirma que el análisis de datos está ganando peso en detrimento de otros aspectos. En EEUU, que muchas veces suele considerarse un indicador avanzado y son menos de amores románticos, el porcentaje se eleva a un 66%. Entre las grandes decisiones para el presente ejercicio, destacan cinco cuestiones, según los directivos: ¿Cómo hacer crecer el negocio?, ¿sería bueno colaborar con competidores?, ¿habrá que reducir el tamaño en algunos mercados?, ¿es buen momento para poner en marcha nuevos negocios? ¿qué instrumentos de financiación utilizar? Sin duda, grandes cuestiones que no pueden dejarse en manos de percepciones y sentimientos.
Todavía hoy no todos los altos directivos están convencidos de que el big data y el análisis de datos pueden ser relevantes para ellos. Al contrario de lo que se puede pensar, la solución a este problema pasa normalmente por formar a los profesionales con los que ya cuenta la organización. De este modo, la mayoría de las empresas reconoce que está cambiando la forma en que toma las decisiones importantes. Un 64% lo está haciendo y un 25% espera hacerlo en los próximos dos años. ¿Cómo? Con un mayor formación y uso de herramientas especializadas en el análisis de datos y apostando por equipos de análisis para escrutar las decisiones estratégicas. En cuestiones de negocios, la cabeza debe ganar al corazón, en otras ramas de la vida, se puede ser más visceral. La pasión no puede faltar en ninguna vertiente. Como siempre, el equilibrio entre todos los factores, nos puede llevar al éxito.

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email