Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Formar Beneficia

En el contexto en el que nos encontramos actualmente, parece que cualquier actividad que se plantee en la empresa va a ser un gasto que se puede evitar; incluso cuando hablamos de Formación. La formación no es un gasto sino una inversión de futuro, eso sí, debemos hablar de una formación bien hecha, de calidad y orientada a las necesidades de los trabajadores y de la empresa. Una inversión en el Equipo Humano servirá de base para poder mejorar el esquema productivo, actualmente basado en gran medida en mano de obra sin formación específica.

En este sentido, acometer planes de formación bonificados puede ser una solución. No todas las empresas saben que disponen de un Crédito Anual para Formación Continua que es bonificable a través de los Seguros Sociales. De esta medida, se pueden beneficiar todas las empresas que tengan centros de trabajo en el territorio español, cualquiera que sea su tamaño y que coticen por la contingencia de formación profesional y desarrollen formación continua para sus trabajadores.

Los trabajadores asalariados pueden beneficiarse de este tipo de formación, siempre que coticen a la Seguridad Social en concepto de formación profesional, trabajadores fijos discontinuos en periodos de no ocupación, trabajadores que acceden a situación de desempleo cuando se encuentren en periodos formativos y trabajadores acogidos a regulación de empleo. Es importante saber que aquellos trabajadores que hayan empezado una actividad formativa y entren posteriormente en algún expediente de regulación de empleo, pueden continuar con el curso y la empresa tiene derecho a realizar la bonificación correspondiente en los seguros sociales.

Este tipo de formación se instrumenta a través de la Fundación Tripartita y la empresa tiene la opción de gestionarlo directamente a través de su Web (www.fundaciontripartita.org), o se lo puede gestionar la Entidad Organizadora de la actividad formativa.

Dependiendo del tamaño de la empresa el porcentaje de bonificación ira desde el 100%, en el caso de empresas de 6 a 9 trabajadores; el 75% en empresas de 10 a 49; el 60% si el intervalo es de 50 a 249, y el 50% si son más de 250 trabajadores. Además, las micropymes que tienen en plantilla de 1 a 5 trabajadores disponen de 420€.

Para que los cursos sean bonificables tienen que cumplir una serie de condiciones: no debe haber más de 25 alumnos por grupo en caso de actividad presencial y no más de 80 en caso de actividad a distancia. Además, el número de hora mínimo de los cursos debe ser de 6 horas, y no se pueden impartir más de 8h diarias.

Otra condición a tener en cuenta, es que la actividad formativa tiene que gestionarse 8 días antes del inicio del curso. En este sentido, la Fundación de Estudios Bursátiles y Financieros (www.febf.org), como Entidad Organizadora, viene ofertando actividades formativas bonificadas con el propósito de ayudar a las empresas a gestionar este tipo de ayudas a la vez que contribuye a la formación de profesiones de calidad.
La formación es una ventaja competitiva que aporta valor y mejora la productividad. Apostar por la formación de sus trabajadores, sobre todo en estos tiempos difíciles, genera confianza, motivación, implicación y compromiso de los empleados con la empresa, además de aportar la capacitación técnica necesaria para desarrollar su puesto de trabajo de forma eficiente.

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email