Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Futuro Sostenible.

Nos sentimos jóvenes más tiempo. Los antiguos 30 años, ahora son los 40 en cuanto a nivel de vida, actitud y salud. Al principio del siglo XX sólo el 35% de cada generación alcanzaba los 65 años, en la actualidad el 90% alcanza la edad de jubilación, según datos de Fedea. El aumento de la esperanza de vida unido al envejecimiento de la población hace replantear el sistema de pensiones actual. Las reformas del sector público están trasladando parte de la responsabilidad del ahorro para la jubilación del Estado a los ciudadanos. Para que sea sostenible, los expertos ven necesaria la articulación de un sistema que aúne los sectores público y privado.
Recientemente la delegación valenciana del Instituto Español de Analistas Financieros (IEAF) presentó en la Fundación de Estudios Bursátiles y Financieros el estudio “Pensiones: una reforma medular”, una obra cuya finalidad es mantener abierto un debate que permita definir un sistema de pensiones transparente, sostenible, suficiente y equitativo a largo plazo. La publicación, coordinada por la Fundación de Estudios Financieros y el Círculo de Empresarios, y dirigida por Don José Antonio Herce, defiende un sistema mixto diferido que contaría con dos pilares: uno de ellos definido como un seguro de capitalización que cubriría las pensiones entre la edad de jubilación voluntariamente adoptada por los trabajadores hasta la edad de la gran vejez (79 años), de forma que hasta esa edad, los trabajadores financiarían sus pensiones con su ahorro o con una aportación a cargo de su remuneración salarial plena (pagada indistintamente por el trabajador y la empresa). Y, un segundo pilar, estructurado como un sistema de reparto público con cuentas nocionales, en el que los trabajadores actuales financian las pensiones de las personas que han superado la edad de gran vejez al tiempo que acumulan derechos para recibir su pensión pública en el futuro.
Por otro lado, el estudio también establece que es aconsejable la adopción en nuestro país de sistemas de información a los trabajadores cotizantes con estimaciones de la pensión que se recibiría en diversos supuestos de edad de jubilación, para que ayude a tomar decisiones de planificación del retiro laboral.
Si bien las medidas planteadas en las reformas de nuestro sistema público de pensiones de 2011 y 2013 han aumentado la sostenibilidad y estabilidad financiera en el medio y largo plazo, no aseguran la completa suficiencia y equidad de las pensiones. Por ello, el sistema requerirá de continuas adaptaciones. En consecuencia, es muy probable que en un futuro próximo sean necesarias reformas adicionales para las que debemos estar preparados. Tal y como sostiene el profesor Herce, el modelo de pensiones debe de buscar no solo un sistema que sea financieramente sostenible, sino además elevar la tasa de ahorro de la economía española.
Habrá que hacer caso del refranero español, porque quien tuvo, retuvo, y guardó para la vejez. En esta línea, hay que hacer un esfuerzo colectivo en cambiar la actitud desde la infancia, fomentando el ahorro a largo plazo.

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email