Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Genio y Figura

Las funciones y el alcance del subsistema financiero de la empresa han evolucionado a lo largo del tiempo, paralelos a la evolución, al desarrollo y comportamiento de la empresa, sobre todo a medida que las estructuras económicas han acrecentado su complejidad, alcanzando un tamaño mayor, unido a los avances tecnológicos en materia económica y técnica.

Durante la revolución industrial, el principal punto de interés para la empresa era la producción. Las factorías tuvieron que modificar su tecnología y sus sistemas de elaboración de productos para adaptarse a las exigencias de la producción en masa y conseguir mayor productividad. En esta etapa la gestión financiera se limitaba a la búsqueda de fondos necesarios para hacer frente a los gastos de explotación. Los temas financieros se reducían a un mero análisis descriptivo de las fuentes y las operaciones financieras que se realizan en los mercados.

Posteriormente, con la aparición del capitalismo financiero, y como consecuencia del proceso de concentración del poder empresarial, las finanzas tomaron una mayor dimensión dentro de la empresa. Al responsable financiero, no sólo se le exigía captar dinero en cuantía suficiente y en condiciones de coste y plazo adecuadas, sino que también se le empieza a encomendar la misión de asignar eficientemente dichos recursos. Por tanto la Función Financiera pasa a constituirse como un nexo entre la obtención de fondos y su gestión y aplicación.

Ezra Solomon, autor representativo de la nueva concepción de las finanzas, considera que la Administración Financiera debe proporcionar respuesta a tres cuestiones básicas:

* ¿Qué dimensión debe adoptar la empresa?,¿Cómo debe evolucionar dicha dimensión?
* ¿Qué activos específicos debe adquirir la empresa?, es decir, ¿Qué composición de activos se ajusta mejor a la nueva dimensión de la empresa?
* ¿Cómo debe financiar la empresa sus necesidades de capital?, es decir ¿Cuál es la estructura financiera mas conveniente?

Estos tres aspectos deben estar íntimamente relacionados y en la práctica deben resolverse conjuntamente. Algo que parece básico y totalmente coherente, no lo es tanto si pensamos que la figura en la que recae tal responsabilidad es el Director Financiero, encargado de ejecutar la Función Financiera dentro de la empresa, sin embargo durante años ha dedicado la mayor parte de su tiempo a procesar transacciones básicas, dejando de lado la gestión global del negocio.

Desde la primera concepción, allá por la revolución industrial, esta figura desempeñaba un conjunto de simples tareas administrativas que se quedaban en un mero conocimiento de los mercados y las instituciones que lo componían. Sin embargo, con toda la evolución y los procesos de cambios, se ha ido involucrando cada vez más en la gestión de la empresa, pasando en primer lugar, al análisis de las inversiones decididas por la dirección, posteriormente la búsqueda de recursos financieros y por último participando en el procesote toma de decisiones estratégicas dentro de la empresa. Estudios sobre la estructura financiera óptima, la liquidez empresarial y el aumento de la información, y el establecimiento del presupuesto y la planificación financiera han sido otras tareas encargadas a esta figura.

De esta forma, ha ido evolucionando hasta fundirse en la consecución con el objetivo de la empresa, que no es otro que Aumentar y Crear el Valor.

Para ello, se hace necesario que el director financiero ayude a tomar las decisiones oportunas que conduzcan a la consecución de este objetivo empresarial, convirtiéndose en el mejor aliado del primer ejecutivo.

Un estudio realizado por IBM Business Consulting Services, llamado ”El director Financiero: situación actual y dirección de futuro”, pone de manifiesto todas estas cuestiones, aportando una serie de conclusiones relevantes, que pueden resumirse en las siguientes:

* Una participación activa del director financiero en la toma de decisiones de la empresa, centrándose en trabajos de gestión estratégica y delegando las tareas tradicionalmente asignadas a él,

* Contribuir y promover un sistema de información útil y transparente tanto para la gestión como para la toma de decisiones,

* Establecer estructuras de control y gobierno corporativo transparentes y sólidas,

* Implantar estructuras de costes flexibles,

* Y aprovechar al máximo todas las tecnologías de la información que estén en sus manos.

El cumplimiento de estos puntos marcaría la tendencia idónea de esta figura tan representativa y necesaria dentro de la empresa, que, aunque ha evolucionado y ha sido capaz de ir adaptándose a todos los cambios que se han producido tanto en la empresa como en su entorno, no ha podido desligarse totalmente de sus funciones tradicionalmente asignadas. Aún queda camino por recorrer, paulatinamente se ira desligando de estas funciones para ir asumiendo unas nuevas, vinculadas de una manera activa y definitiva a la Gestión Estratégica de la empresa.

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email