Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Invertir con bajo riesgo

INVERTIR CON BAJO RIESGO

En los últimos meses, el incremento de la volatilidad que se está produciendo en las bolsas es algo que no podemos obviar. Los asesores están recomendando refugiarse en activos con menos riesgo, aconsejan reconducir las inversiones hacia la renta fija. Cuando llegan tiempos de incertidumbre en los mercados financieros los gestores aseguran que lo mejor es actuar con cautela y de hecho es la táctica con la que están gestionando las carteras de sus clientes.

Es buen momento para el inversor español, caracterizado por ser conservador, adverso al riesgo y con especial predilección por la renta fija. Hablando de números, la Asociación de Instituciones de Inversión Colectiva y Fondos de Pensiones (Inverco), nos muestra cifras de más de 100.000 millones de euros invertidos en fondos de renta fija (a corto y largo plazo) y un 39% del patrimonio global invertido en fondos, aproximadamente 256.000 millones de euros, datos, que según los expertos aumentarán en los próximos meses.

Con la creciente competitividad del entorno, las gestoras han mejorado las condiciones y las modalidades de inversión, creando nuevos productos financieros y nuevos fondos para el inversor cauto. Entre los más innovadores destacamos la alternativa de los Fondos Dinámicos, unos fondos relativamente nuevos, que aumentan su protagonismo en momentos de incertidumbre bursátil.

Cuando hablamos de renta fija, nos referimos a su vez a productos muy variados: la gama incluye tanto los innovadores Fondos Dinámicos como los clásicos Fondos de Renta Fija a corto y largo plazo. En cualquier caso, aunque la Renta Fija a corto plazo es la categoría más conservadora dentro de la inversión, el nivel de riesgo que pueden asumir estos fondos puede variar. Por este motivo conviene conocer en profundidad sus peculiaridades. Antes de comprar cualquier producto financiero debemos hacernos algunas preguntas básicas. Por ejemplo, en relación a los monetarios dinámicos debemos saber:

¿Qué son?

Los Fondos Monetarios tradicionales son aquellos cuya posición inversora consiste en la adquisición de activos financieros a corto plazo con el fin de minimizar el riesgo de la inversión de los clientes, consiguiendo, al mismo tiempo, la máxima rentabilidad. Sin embargo, el objetivo de los Fondos Monetarios Dinámicos, no es batir un índice de referencia (Benchmark), sino obtener una rentabilidad absoluta. Para ello, invierten en activos de escasa correlación entre sí lo que les proporciona una volatilidad y un riesgo bajo (ligeramente superior a los monetarios tradicionales).

¿Dónde invierten?

Como su nombre indica, la gestión de los Fondos Monetarios Dinámicos tiene características comunes con los fondos monetarios. Invierten en activos sin riesgo como Letras del Tesoro o Pactos de Recompra (Repos) de Deuda Pública con vencimiento hasta un año, Pagarés de Empresa con vencimiento inferior a 18 meses. Pero, al mismo tiempo, desarrollan una gestión más dinámica, para obtener una rentabilidad adicional respecto a los monetarios clásicos. Los monetarios dinámicos pueden realizar inversiones residuales en renta variable, crédito o divisas, y en muchos de los casos estas inversiones se realizan a través de fondos, incluso a través de fondos propios de la gestora.

¿Rentabilidad-Riesgo?

Maximizar el binomio rentabilidad-riesgo es uno de los principales objetivos de las gestoras que ofrecen estos fondos, por ello, que sean más idóneos cuando existe cierta incertidumbre sobre la evolución de los mercados.
Las gestoras mediante un proceso de optimización, buscan construir una cartera de fondos poco correlacionados entre sí, de modo que la volatilidad del fondo de fondos sea mínima y su ratio de Sharpe (relación entre rentabilidad y volatilidad) sea máximo, traduciéndose así, en un riesgo muy bajo.
El trabajo de las gestoras, una vez seleccionada la cartera modelo específica del producto final, se basa en hacer un seguimiento permanente y diario de los fondos, así como un exhaustivo control del riesgo.

¿A quién van dirigidos?

Los Fondos Monetarios Dinámicos son productos que van dirigidos principalmente a inversores que necesiten liquidez en sus carteras a corto plazo, dado que, como todos los de este tipo, son los que presentan menor volatilidad en el mercado.

La decisión de invertir o no es algo personal, que está en función del riesgo que cada inversor esté dispuesto a asumir. Los Fondos Monetarios Dinámicos son una buena alternativa de aumento de rentabilidad frente a disminución de riesgo para todos aquellos inversores con perfil conservador, esto les permite no asumir el riesgo de estar invirtiendo en renta variable y tampoco verse “atrapados” en un fondo garantizado durante varios años.

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email