Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Juntos podemos

El rojo que ha teñido España estos días ha empezado a perder color. De la reciente unidad en el ámbito futbolístico, henos pasado a las discrepancias políticas del debate del Estado de la Nación. Sin embargo, ahora sabemos que juntos podemos. No en un sentido eufemístico, sino que conocemos el poder de un pueblo unido, de una masa que camina hacia un objetivo común: la recuperación. Es momento de trasladar esa euforia deportiva al ámbito económico. No será fácil, pero en España sabemos pelear hasta el último minuto.

Los últimos datos ofrecidos por el Instituto Nacional de Estadística sobre creación de empresas así lo corroboran. En mayo se crearon alrededor de 7.800 empresas, un 13,9% más que en el mismo mes del año anterior. Y lo que es más importante, esta cifra superó a la de disolución de sociedades, que no llegaron a 1.500. Si bien el emprendedurismo mermó durante los peores meses de la crisis, desde septiembre de 2009 se ha registrado un cambio de tendencia moderado pero constante. Son proyectos, en general, más pequeños, pero todos juntos suman una cifra importante.

Todavía queda mucho para saber si finalmente el PIB crecerá un 0,7% tras el triunfo de la Selección, según los mejores pronósticos del informe Soccernomics 2010 publicado por el banco ABN Amro sobre la influencia de la victoria en el país ganador del Mundial. Este estudio se basa en el aumento del consumo de unos ciudadanos contentos después del éxito de su equipo, pero parte de unos cálculos realizados tomando como punto de partida los resultados del triunfo de Italia en 2006, año en el que la situación economía era diferente.

Dejando de lado los mejores augurios, lo cierto es que el Mundial ha servido para que se hable bien de España en el exterior, se hayan dejado de lado las malas noticias económicas y se dé una imagen de equipo, fuerza y unidad. Y aunque las finanzas nada tienen que ver con el fútbol, el deporte rey mueve mucho dinero y al final y al cabo consumidores, por lo que empresas españolas deben aprovechar la campaña de marketing internacional que supone el triunfo de la selección en la Copa del Mundo.

Tras el negocio directo en algunos sectores como el turismo, la hostelería o la electrónica, el impulso de la marca España debe proyectarse también en unos emprendedores y empresarios que aprovechen la mejor situación económica de otros países que empiezan a mirarnos con buenos ojos. Y aunque estudiosos nos sitúen a la cola de la salida de la crisis, nuestras compañías deben buscar mercados más activos que les ayuden a incrementar sus cifras de negocio.

Por lo que se refiere a las Bolsa, el rojo también está empezando a desteñirse hasta convertirse en verde, al tiempo que se recupera la confianza y disminuye la volatilidad. En este caso, el destinte es positivo. Siguiendo con los proyectos de reducida capitalización, se espera que en los próximos meses continúe el éxito del Mercado Alternativo Bursátil (MAB), segmento de la Bolsa Española para pymes con potencial crecimiento, que cuenta ya con siete empresas cotizando y una en proceso de salida tan sólo un año después desde que accediera la primera compañía. De nuevo, la fuerza de muchos, aunque pequeños, es el éxito de todos. Juntos podemos.

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email