Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

La Campanada Bursátil

1) Demanda privada de EE.UU. Este agregado macroeconómico supone el 75%, y al tratarse de una de las locomotoras mundiales, su fortaleza es clave. De momento está resistiendo ante subidas de tipos de interés y síntomas de agotamiento en el sector inmobiliario, pero su sostenibilidad es cada vez más precaria.

2) Déficit por cuenta corriente en EE.UU. Su magnitud ha alcanzado cotas nunca vistas, y su ritmo de crecimiento no parece aminorarse. Además de ello, la reciente crisis en la cotización del dólar, y los continuos ataques de los países exportadores de petróleo, cada vez más orientados hacia el euro en sus operaciones internacionales no son más que síntomas de su vulnerabilidad.

3) El calentamiento de la economía china.

4) Los máximos en el sector inmobiliario. Desde un aterrizaje suave hasta un frenazo brusco, que podría desembocar en depresión.

5) El precio del petróleo. Ninguna de las razones que tensionan la oferta (cuellos de botella en refino, escaso uso de las energías alternativas) ni la demanda (economías emergentes, parqué de vehículos y hábitos de consumo, restricciones medioambientales) han cambiado, de forma que los tensionamientos en los precios deberán continuar en un futuro próximo.

6) Las materias primas. Aunque los expertos bursátiles vaticinan recortes en sus precios, no parece que los países emergentes vayan a reducir su avidez compradora.

7) La competitividad de la economía española. La elevada concentración sectorial del modelo económico, el reducido tamaño de las empresas, su escasa apertura al exterior, y su excesiva especialización en mano de obra son el talón de Aquiles de nuestra economía. Sólo la orientación de las empresas hacia procesos intensivos en capital, la incorporación de la I+D a los modelos de negocio, y el aprendizaje centrado en el mercado y los clientes (más que el basado en las aulas y los manuales de gestión) pueden insuflar el necesario dinamismo a nuestro tejido empresarial.

8) El capital riesgo. La ingente liquidez, la necesidad de realizar operaciones corporativas y el tamaño alcanzado suponen una concentración y unos niveles de riesgo sin precedentes históricos comparables.

9) El endeudamiento de las familias españolas. Un repunte en la tasa de morosidad bancaria podría ser una primera voz de alarma ante tipos de interés alcistas. El “efecto riqueza” de los inmuebles puede quebrarse ante parqués inmobiliarios estancados, y los impagos crecer en los balances bancarios en un mercado saturado.

10) La volatilidad: Aunque su indicador más clásico, el VIX, esté prácticamente en mínimos históricos durante los últimos cuatro años, y anuncie sus giros, es decir, que lo más probable es que vaya a continuar subiendo en 2007, lo cierto es que hay algún escalofrío sobre su sostenibilidad. Los diagnósticos más conservadores descuentan un mercado plano sin apenas oscilaciones en 2007, algo que, casi seguro que es falso. Por lo que respecta a la bolsa española, repuntes como los vividos los pasados meses de mayo y noviembre siembran voces de alarma.

11) Agotamiento del ciclo bursátil. Algunos analistas han descontado que aunque 2007 empiece alcista, durante el ejercicio la bolsa estadounidense se vendrá abajo, pudiendo llegar el indice S&P 500 a los 1.250 puntos.

12) Reducción de los beneficios empresariales. Parece difícil, pero el lanzamiento del nuevo windows, la competencia asiática, la subida del precio del petróleo o el incremento exponencial de la publicidad online pueden llegar a ahogar a las empresas occidentales.

13) Reducción del número y tamaño de las operaciones corporativas: el año 2006 es difícil de repetir. En el horizonte español hemos conseguido invertir la tendencia, con veinte opas, diez salidas a bolsa, y records históricos de beneficios, dividendos y volumen de contratación. Parece pues, relativamente fácil, que en 2007 no se puedan alcanzar estas cifras.

14) Inestabilidad financiera: Derivas del uso, proliferación y abuso de instrumentos financieros innovadores (derivados, hedge funds). Recordemos que frente a las crisis bancarias, con efectos sectoriales concentrados y riesgos más controlados, las crisis financieras pueden suponer graves consecuencias para los ciudadanos.

Isabel Giménez Zuriaga
Directora General
Fundación de Estudios Bursátiles y Financieros
igimenez@febf.org

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email