Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

La Crisis Covid19 y la Responsabilidad Social Corporativa

No es de extrañar que Johnson & Johnson recibiera elogios cuando anunció que su posible vacuna COVID-19 llegaría a la fase de ensayos clínicos en personas en septiembre. Dado que el medicamento se comercializará sin fines de lucro, el consiguiente aumento del 6,5% en el precio de las acciones debe haber puesto grandes sonrisas en los rostros de su consejo de administración. El mensaje de los inversores fue claro: en el clima actual, una empresa que acude al rescate de la sociedad sin enriquecerse es una apuesta sólida.

Por supuesto, en momentos como estos, con una recesión a la vuelta de la esquina, algunos consejeros y directivos solo se calmarán con medidas draconianas para apuntalar el flujo de efectivo, incluyendo recortes salariales y despidos. Las empresas más afectadas por la pandemia, especialmente en sectores como viajes y turismo, comercio minorista o restaurantes, pueden estar ante un callejón sin salida.

Pero en los mercados financieros ser un inversor activo está adquiriendo otro significado. Los inversores ahora se preguntan qué están haciendo los directores ejecutivos para proteger sus ecosistemas más amplios de personal, clientes, proveedores y el planeta.

Existe una opinión cada vez mayor de que las empresas responsables, aquellas que cuidan de todas sus partes interesadas (stakeholders), no solo de sus accionistas, y que se esfuerzan por cumplir un propósito mayor que las ganancias, pueden estar ya en una mejor posición para capear la crisis sanitaria inmediata y la recesión económica que se avecina.

Esto ayuda a explicar por qué los fondos ESG (ambientales, sociales y de gobernanza) han superado a lo largo de estos meses a sus rivales “convencionales”. En una carta reciente a los accionistas, Larry Fink de BlackRock, el administrador de activos más grande del mundo, presentó la crisis como una oportunidad para reequilibrar las carteras y acelerar el cambio hacia un mundo más sostenible. La comunidad inversora reconoce la necesidad de que los directores respondan a presiones urgentes, pero espera cada vez más que también se concentren en su impacto social y ambiental a largo plazo.

Esto es inteligente. Según Paul Polman, cofundador de Imagine y anterior consejero delegado de Unilever, hay cuatro razones por las que las empresas responsables de múltiples partes interesadas tienen más probabilidades de mostrar resiliencia en tiempos difíciles.

La primera se relaciona con finanzas sólidas. Las empresas que han roto con la doctrina de la primacía de los accionistas tienden a evitar el apalancamiento excesivo en sus balances, resistiendo la tentación de recompras excesivas de acciones y dividendos especiales. Estas empresas ahora pueden demostrar más capacidad para acceder a los mercados de capitales, como se vió cuando Unilever y Engie recaudaron 4.500 millones € (alrededor de 4.900 millones $) combinados a pesar de la caída actual. Otros, incluidos Kraft, Heinz y Boeing, tienen que recurrir a líneas de crédito a un costo enorme porque sus empresas ya están sobrepalancadas, lo que genera un mayor riesgo.

En segundo lugar, las empresas que invierten en sus empleados, incluida la atención médica y la paga por enfermedad, se beneficiarán de una fuerza laboral más leal y comprometida. Esa es una fuerza laboral dispuesta a hacer un esfuerzo adicional para asegurar la continuidad del negocio y proteger los activos corporativos y la reputación durante estos tiempos de estrés.

En tercer lugar, las empresas que tratan a sus proveedores como socios y que ahora protegen activamente sus cadenas de valor verán menos interrupciones y estarán en ventaja cuando la economía finalmente se reinicie.

En cuarto lugar, a estas empresas les va mejor en el tribunal de la opinión pública. Uno de cada tres consumidores ya está castigando a las marcas por responder mal a la crisis al no comprar más de esas marcas, según un reciente Informe especial del Barómetro de confianza de Edelman que encuestó a 12.000 personas en todo el mundo.

Y es sorprendente lo fuerte que los medios están notando el comportamiento “bueno” y “malo” del sector privado. En un minuto, el gigante francés de artículos de lujo LVMH es elogiado por usar sus fábricas de perfumes para producir desinfectantes de manos de forma gratuita, y al siguiente es criticado por recibir layuda estatal. En febrero pasado, el director ejecutivo de Amazon, Jeff Bezos, fue un héroe por comprometer 10 mil millones $ para combatir el cambio climático. En marzo, Amazon volvió a estar en las noticias por las huelgas del personal por falta de equipos de protección personal y no incluir primas de peligrosidad. La reputación corporativa se gana con dificultad y se pierde fácilmente.

En la Comunidad Valenciana hemos sido testigos de numerosas iniciativas solidarias a lo largo de estos meses de pandemia: Ford Almussafes fabricando mascarillas, empresas del sector agroalimentario como Consum donando alimentos a personas sin ingresos y firmando un acuerdo con la Cruz Roja para la cualificación de colectivos con problemas de inserción laboral.

Más allá de los problemas actuales, las empresas pendientes de todos sus stakeholders también pueden estar mejor equipadas para los tiempos inciertos que se avecinan. Debemos preguntarnos ¿qué tipo de empresas estarán en mejores condiciones para navegar por la imprevisibilidad del entorno pospandémico?

El mundo que emergerá después de esta crisis de COVID-19 será diferente. Habiendo entregado enormes rescates, es probable que muchos gobiernos se interesen mucho más en el comportamiento y el desempeño de las empresas. A medida que aumenten los déficits fiscales, también lo harán los impuestos corporativos. Serios interrogantes se ciernen sobre la dirección futura del comercio abierto. La desigualdad aumentará en las sociedades y entre ellas, y también lo hará el malestar social.

En este futuro indeterminado, la agilidad será el mejor activo de una empresa. Los consejeros ejecutivos que adoptan rápidamente una visión de 360 grados, y sintonizan más con sus empleados, las cadenas de valor y la sociedad en general, maniobrarán con un grado de sensibilidad y humanidad que no está abierto a quienes todavía se centran únicamente en su rendimiento financiero.

Los ejecutivos capaces de dejar de lado el ego y forjar alianzas ilustradas con sus competidores, la sociedad civil y las agencias oficiales estarán mejor posicionadas para lidiar con gobiernos intervencionistas y el péndulo de la política polarizada.

Y estas empresas reconocerán que la imperiosa necesidad de crear una sociedad más equitativa y sostenible no ha desaparecido, sino que ha aumentado drásticamente.

¿Será el coronavirus un momento decisivo para las empresas responsables? Demasiado pronto para decirlo. Pero a partir de este momento es ciertamente plausible que las empresas que piensan más allá del próximo trimestre, disponen de una perspectiva más amplia, y muestran compasión y destreza para ayudar a su entorno próximo tengan un futuro mejor.

Los inversores, cada vez más, quieren saber en manos de quién esta su dinero, y el propósito empresarial está en el centro del foco.

Isabel Giménez Zuriaga

Directora General

Fundación De Estudios Bursátiles y Financieros.

Publicado en: Boletín 307

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
WhatsApp chat