Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

La gran familia

El Ibex 35 es un índice bursátil, compuesto por los 35 valores más líquidos cotizados en el Sistema de Interconexión Bursátil Español (SIBE SMART). Usado como referente nacional e internacional, es el indicador que marca la evolución de la Bolsa Española. Técnicamente, es un índice global, de precios, ponderado por capitalización y ajustado por el capital flotante de cada compañía que lo integra.

Los índices bursátiles son números índices que reflejan la evolución en el tiempo de los precios de los títulos cotizados en un mercado. La muestra de activos que los componen obedece a ciertos criterios de selección que en general tienen que ver con el volumen negociado y la capitalización bursátil. Tradicionalmente, eran productos en sí mismos que marcaban la evolución de un mercado, y que se utilizaban en muchas ocasiones como referencia para medir la gestión de algunas carteras, indexándose o utilizándose como benchmarks. Sin embargo, la sofisticación de los mercados y productos ha llevado a una evolución natural de los índices, convirtiéndolos en activos subyacentes que forman parte de otros productos complejos o estructurados.

La relevancia de este tipo de nuevos productos radica en la importancia tanto en la composición como en la elaboración del índice, por lo que características como replicar o diversificar son fundamentales a la hora de que estos lleguen a ser activos subyacentes.

Consciente de ello, BME ha creado durante los últimos años, nuevos miembros en la familia del IBEX35, que son utilizados como activos subyacentes en productos y derivados, como por ejemplo el Ibex 35 Inverso, Doble inverso o Capped, entre otros. El pasado 24 de septiembre aumentó su gran familia con una serie de 8 índices, denominados Ibex 35 Volatilidad Objetivo, con el propósito de ser una alternativa más en el universo de productos financieros.

Estos índices basan su estrategia en una combinación de inversión de renta variable y renta fija libre de riesgo, variando la proporción invertida de renta variable, según evolucione el mercado.

Lo interesante de estos Ibex 35 es que se han establecido cuatro niveles de volatilidad objetivo: 10%, 12%, 15% y 18%, y dos tipos de series. Por un lado, se encuentra la serie Estándar, en la que se dispone de un capital inicial para invertir que se repartirá entre renta variable y renta fija libre de riesgo, según las condiciones de mercado; y por otro lado, está la serie Financiada que se basa en la misma estrategia pero con la peculiaridad de que se pide prestado el capital (a un tipo de interés libre de riesgo) que se invertirá en renta variable.

Con este tipo de productos se consigue una exposición menor al riesgo del índice, que se puede limitar con los niveles establecidos del 10%,12%,15% ó 18%, decidiendo así, qué riesgo se está dispuesto a asumir. Este tipo de índices son novedosos en España pero se utilizan en otras plazas financieras internacionales, y permiten ampliar el espectro de productos financieros en España, utilizándose parar realizar estrategias más eficientes dependiendo de la volatilidad que se quiera asumir. Lo importante a la hora de realizar una inversión es saber qué tipo de inversor soy yo cual es mi perfil de riesgo.

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email