Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

La oficina bancaria en su casa

¿Es posible consultar sus saldos bancarios en cualquier momento del día cómodamente en su hogar? ¿Y realizar una transferencia a otra cuenta a través de su móvil mientras espera el autobús? Hoy en día la mayoría de entidades financieras ofrecen a sus clientes la posibilidad de ejecutar transacciones bancarias desde cualquier punto con conexión a internet durante las 24 horas del día.
La banca electrónica, también denominada banca online o e-banking, es aquella a la que se puede acceder mediante internet o por teléfono. No es un servicio reciente, pero cada vez ofrece más posibilidades. Permite realizar consultas de saldo y movimientos, transferencias entre cuentas, pago de tributos y recibos, gestión de inversiones,… Todo ello con el simple movimiento del ratón o del pulgar, en caso de utilizar un teléfono móvil, en un entorno Web muy intuitivo y fácil de utilizar.
La cantidad de ventajas que ofrece la banca electrónica hace que los clientes utilicen más estos servicios y menos los que requieren acudir a las oficinas bancarias. La flexibilidad de la banca online supone comodidad, ahorro en tiempo y costes de tramitación, agilidad de gestión y rápido conocimiento de la oferta de productos y servicios de la entidad.
Las empresas también utilizan la banca online debido al gran ahorro en tiempo y costes que supone gestionar los trámites bancarios por internet evitando los incómodos desplazamientos a la sucursal. Las posibilidades que ofrece van desde el pago de impuestos y búsqueda de subvenciones hasta la domiciliación de efectos, pago a proveedores y empleados, anticipo de facturas, etc.
Los servicios más en auge relacionados con la banca electrónica son el broker online y las aplicaciones para móvil. El broker online es el servicio de compra-venta de valores y acciones con la colaboración de agentes financieros a través de Internet a precios muy ventajosos, mientras que las prestaciones diseñadas para la banca móvil permiten ejecutar transacciones mediante SMS, recibir alertas de los movimientos, realizar envíos de dinero o descargar completas aplicaciones para móviles de última generación (iPhone, Android, etc.) con diversas funciones como el localizador de oficinas.
Para acceder a la banca electrónica se necesita un código de usuario y contraseña que, por motivos de seguridad, deben ser memorizados y no apuntados en ningún sitio. La confianza en la seguridad de los sistemas de banca online es uno de los temas que más preocupa a los usuarios. Las entidades financieras realizan importantes inversiones para proteger la privacidad de sus clientes mediante mecanismos como la implantación de certificados digitales, herramientas firewall para evitar la intrusión, y servidores seguros que proporcionan autenticidad, confidencialidad e integridad de los datos. Todo esto regulado por organismos como la Agencia de Certificación Electrónica, Verisign Inc. y el estándar internacional Secure Electronic Transactions.
El apoyo de la banca electrónica ha sido fundamental para lograr el completo desarrollo del comercio electrónico. Las entidades ofrecen garantías en los sistemas de pago de compras online a través de sus servidores seguros y firmas digitales. Por otra parte, también incentivan este tipo de comercio creando tiendas virtuales, por ejemplo, “De compras BBVA”.
En términos generales, la banca electrónica representa un gran avance hacia la globalización del sector bancario, implantación de las nuevas tecnologías y despegue definitivo del comercio electrónico, pero dicha evolución sólo será posible con el esfuerzo de las entidades en la creación de nuevos servicios mejorados y personalizados, el apoyo de los organismos gubernamentales y la difusión en los medios de comunicación.

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email