Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Los eurobonos en el ojo del huracán

Mucho se está hablando últimamente sobre los Eurobonos. Parece que pueden ser la solución a muchos de los problemas económicos que sufre la Unión Europea, sobre todo para países periféricos como Grecia, Italia, Portugal e incluso España. Como toda medida propuesta, tiene defensores y detractores dentro y fuera de la propia Unión, y como instrumento financiero habrá que analizar sus ventajes y sus inconvenientes.

Pero, ¿sabemos qué son realmente y para qué sirven?. Empezaremos explicando qué es un bono. Los bonos son instrumentos de renta fija, en este caso concreto, emitidos por los estados miembros para conseguir financiación. A cambio, se comprometen a devolver el capital prestado a vencimiento más un interés. Estas emisiones están garantizadas por el estado que los emite.

Trasladando esta definición al caso de los Eurobonos, la diferencia es que éstos representan a todos los países de la eurozona, en vez de a un único país, y que el tipo de tipo de interés pagadero sería la media ponderada de las rentabilidades de cada país. Lo que a su vez implicaría dar el visto bueno a que todos los países de la zona euro emitieran deuda amparándose en la solvencia conjunta de la Zona. Así, se sumaría el nivel de deuda de todos los países y sus déficits o, lo que es lo mismo, todos responderían por todos.

Esta situación es más compleja de lo que parece, ya que habría que crear una agencia de deuda europea y una política fiscal común, lo que supondría una integración mas sólida de Europa y fortalecería al euro. Además, sería necesario que todas las economías siguieran con sus planes de ajuste y medidas de reactivación.

Las ventajas que ofrecen los eurobonos, al realizar una media común, es básicamente que los países con una delicada situación financiera podrían beneficiarse de un menor coste de financiación. La aprobación de los eurobonos podría implicar, por ejemplo, que Italia y España dejasen de estar en el punto de mira de los inversores, pudiendo centrarse en sus políticas de ajuste y reactivación de su economía. Otra ventaja seria la reducirían de las facturas de los rescates de los países más necesitados.

¿Y qué inconvenientes tendrían? El principal efecto negativo de la aprobación de los eurobonos recaería en las economías más fuertes, que notarían un claro aumento en sus costes a la hora de financiarse. Parece lógico que los países más solventes no quieran hacerse cargo de las pérdidas de los otros.

Los principales detractores, por tanto, serán las economías más fuertes. Alemania y Francia, no piensan que su aprobación sea la panacea ni la solución definitiva a todos los problemas económicos de la zona euro. Además tienen de su lado al BCE, que tampoco está del todo convencido con esta medida, ya que actualmente se puede emitir deuda garantizada a través del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera.

En el otro lado tenemos al Presidente de la Comisión Europea, al que sí, parece convencerle la propuesta como solución a parte de los problemas. Lo cierto es que la aprobación de los eurobonos está en el ojo del huracán, pero implementarla no va a ser fácil, debido a su estructura técnica compleja y, como siempre habrá opiniones encontradas, así como ventajas e inconvenientes, lo importante es intentar buscar planes que reactiven la economía de la Zona Euro. Además de políticas conjuntas e integradas, cada país debe ocuparse de establecer sus medidas de forma estricta para conseguir el crecimiento individual y la estabilidad común.

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email