Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Los ingresos de todos y para todos

Cuando empieza un año nuevo, se hacen previsiones de ingresos y gastos para poder llegar al final del ejercicio sin apuros. En el caso del Estado, es el Gobierno quien bajo sus decisiones políticas realiza los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para poner en práctica sus estrategias de inversión y sus partidas de gasto. Pero para poder invertir y gastar primero hace falta obtener. ¿De dónde se obtienen los ingresos?

Las principales fuentes de ingresos son los impuestos directos e indirectos, las cotizaciones sociales, tasas, precios públicos, transferencias corrientes, ingresos patrimoniales, enajenación de inversiones reales, transferencias de capital y activos financieros. Para este año 2010 se han presupuestado ingresos por valor de más de ciento 124.000 millones de euros, lo que conlleva una reducción respecto al 2009 del 13,28%. Esta disminución en los ingresos presupuestas se deriva del ajuste macroeconómico realizado como consecuencia de la situación actual. Se verá su efecto en el detalle de cada partida.

El primer epígrafe habla de los “Impuestos Directos y Cotizaciones Sociales”. En el se agregan los impuestos sobre la renta, de sociedades, sobre el capital y cotizaciones sociales. Representan el 50,37% de los ingresos establecidos. Aquí es importante hacer hincapié en que dependen mucho de la situación económica del país. De la situación económica actual, los últimos datos que se desprenden son una tasa de paro alrededor del 20%, destrucción de empresas, minoración de los beneficios empresariales que supondrán una menor recaudación por cada uno de los impuestos mencionados. Las modificaciones en las deducciones, bonificaciones y reducciones que el Gobierno ha aprobado en los diferentes impuestos indicados, también tienen incidencia en esta partida presupuestaria.

El segundo epígrafe establece la recaudación por “Impuestos Indirectos”, participando con un 32,75% en el agregado de ingresos. En esta ocasión se grava el consumo en general (IVA) y los impuestos especiales (bebidas alcohólicas, cerveza, tabaco, hidrocarburos, electricidad, aduanas, actos jurídicos documentados, primas de seguros, etc). Con la disminución de las ventas minoristas interanuales en un 5,4 durante el 2009, esta partida presupuestaria también se tiene que ver reducida respecto al ejercicio anterior en un 18,86%. Es evidente que las familias y empresas han reducido sus compras para realizar un ajuste a sus expectativas sobre la marcha de la economía, situándose el Indicador de Confianza del Cosumidor elaborado por el ICO (ICC-ICO) en el 74,7; encontrándose el indicador por debajo del punto óptimo.

Las “Tasas, precios públicos y otros ingresos” forman el tercer epígrafe. Antes de continuar, se explicarán las diferencias entre tasas y precios públicos. Las primeras son tributos que abonamos por utilizar, para nuestro beneficio privado, un bien público. Ejemplos: tasa examen carnet de conducir, renovación DNI, vados, etc. A la hora de establecerlas, se ha de tener en consideración el principio de equivalencia y la capacidad de pago. La tasa no debe superar los costes del servicio prestado (equivalencia) y se ha de preveer la capacidad de pago de las personas que van a sufragarlo.

Los precios públicos, por su parte, son costes que pagamos por elegir una administración pública para que nos preste algún servicio, existiendo al mismo tiempo, entidades privadas que nos lo pueden ofertar. En esta ocasión, no se establecen límites, por lo que se abre la posibilidad de obtener beneficios con ellas. Ejemplos de precios públicos son las matrículas universitarias, piscinas municipales, etc.

Por tanto este tercer epígrafe recogerá los cobros por tasas, precios públicos y el cajón desastre denominado “otros ingresos”. En este subapartado se agregan los recargos por impagos de impuestos en plazo, intereses de demora, multas y sanciones. Es destacable el incremento sólo en las partidas relacionadas con recargos e intereses de demora, circunstancias que se ven reflejadas en la realidad, con el pago de impuestos fuera de plazo o solicitudes de aplazamientos.

Todo lo anteriormente expuesto forma el Total de Operaciones Corrientes, cuyo importe para el ejercicio 2010 será 119.213.074,48€.

El siguiente capítulo habla de las tan nombradas “Transferencias Corrientes”. Son los ingresos que proceden de organismos autónomos del Estado (Tráfico), Seguridad Social, Loterías y Apuestas del Estado (aporta aproximadamento dos mil millones de euros, cantidad similar a la que aporta el Impuesto Sobre la Renta de No Residentes). También se contabilizan aquí las transferencias recibidas de la Unión Europea (Fondo Social Europeo y otros).

En el epígrafe quinto se recogen los “Ingresos Patrimoniales”, que son los derivados de cobro por intereses de títulos, valores, anticipos y préstamos concedidos, depósitos, dividendos, alquileres etc. Dentro de esta partida destacan los dividendos o participación de beneficios en el Banco de España.

El Estado es propietario de bienes que en ocasiones vende, y por ello obtiene unos ingresos que se encuadran en el capítulo 6 “Enajenación de inversiones reales”, destacando los reintegros por operaciones de capital de ejercicios cerrados.

Las “Transferencias de Capital” forman el epígrafe 7, donde se registran los ingresos por Ayudas de Desarrollo Rural, los FEDER (Fondo Europeo de Desarrollo Regional), Fondo de Cohesión y FEOGA-ORIENTACIÓN.

Por último quedan los ingresos por “Activos Financieros”, epígrafe 8. Destacar que aquí existe un aumento del 36,40% respecto 2009 debido, en su mayor parte, a la enajenación de obligaciones y bonos de empresas no públicas a largo plazo. Es decir, el Estado ha tenido que desinvertir en 2010.

Para elaborar los Presupuestos Generales del Estado, aparte de tener en cuenta los ingresos comentados anteriormente, faltarían los ingresos de los Organismos Autónomos (Instituto de Contabilidad y Auditoría, Instituto de Analistas Financieros, Oficina de Marcas y Patentes), Seguridad Social; Agencias Estatales (meteorología, BOE…) y por útlimo, Otros Organismos Públicos (Instituto Cervantes, Agencia Protección de Datos, Consejo Económico y Social..).

La coyuntura actual es compleja y cada día se publican datos económicos positivos o negativos que de alguna manera afectarán a la marcha de las economías domésticas y por tanto, a las previsiones realizadas por el ejecutivo para elaborar los Presupuestos Generales del Estado.

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email