Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Los Yacimientos del Empleo

El concepto de «yacimiento de empleo» es bastante reciente. Se refiere a sectores que ofrecen actualmente, y que ofrecerán sobre todo en el futuro, grandes posibilidades de empleo. La mayoría de estos yacimientos encierran una inmensa oferta de puestos de trabajo sin cubrir.

Los constantes cambios de la sociedad moderna (sobre todo, los relacionados con la aplicación de las nuevas tecnologías y con la aparición de nuevos hábitos sociales) están provocando el afloramiento de profesiones emergentes. Estos nuevos hábitos sociales, muchos de ellos vinculados a la incorporación generalizada de la mujer al mercado de trabajo y a la nueva valoración del tiempo de ocio, se pueden satisfacer creando actividades económicas que provean los servicios necesarios. Además, estas actividades tienen la importante característica de ser intensivas en empleo y, por tanto, su desarrollo tendrá un efecto directo sobre la creación de puestos de trabajo.

El interés por este tema surgió por primera vez en diciembre de 1993, cuando la Comisión de las Comunidades Europeas, a solicitud del Consejo, presentó el documento «Crecimiento, competitividad y empleo. Retos y pistas para entrar en el siglo XXI». En este documento, también conocido como Libro Blanco de Delors, se abordan los problemas de competitividad y crecimiento de la economía europea, haciendo especial hincapié en el problema del desempleo. Además, se introdujeron una serie de pistas básicas para entrar en el siglo XXI, entre estas directrices básicas figura la de conseguir una economía al servicio del empleo, apoyada no sólo en el crecimiento económico, sino también en la formación, la flexibilidad, la descentralización, la iniciativa y la búsqueda de nuevos yacimientos de empleo. Posteriormente, en marzo de 1998, en la Cumbre de Luxemburgo, la Ministra francesa de Trabajo, Martine Aubry, elaboró un informe para la creación de veintidós nuevos perfiles profesionales.

El estudio más reciente realizado sobre este tema es el Informe “Yacimientos de Empleo y Habilidades. Horizonte 2006”, – elaborado por Círculo de Progreso con la colaboración de Caja Madrid-, en el que se descubren veintiuna nuevas oportunidades para acceder al mercado. El informe destaca que el cambio en el mercado laboral es una realidad, ya que, por un lado, algunos sectores destruyen puestos de trabajo y, por otro, se descubren nuevos yacimientos de empleo que necesitarán de determinadas habilidades para llevarse a cabo.

Los nuevos yacimientos de empleo avanzan, a corto plazo, hacia las nuevas tecnologías y los servicios sociales como la atención geriátrica, los servicios a empresas, la prevención de riesgos y el ocio, siendo éstos los principales yacimientos de empleo que se imponen en el mercado laboral.

En el informe se describe cómo podríamos aglutinar los yacimientos de empleo en torno a cinco grandes sectores :

• Nuevos Servicios a Empresas: Riesgos laborales / Desarrollo de competencias / Inteligencia competitiva.
• Nuevos Servicios Sociales (NSS): Atención infantil preescolar / Redes comunales / Asistencia geriátrica domiciliaria / Trabajo temporal senior.
• Nuevas Tecnologías: Biotecnología / Telecomunicaciones / Nuevas fuentes de energía.
• Sociedad del Riesgo: Protección privada / Sanidad preventiva / Servicios financieros.
• Sociedad del Ocio: Escuelas de ocio / Nuevos deportes / Parques culturales.

Además de las actividades que giran alrededor de las nuevas tecnologías, los expertos auguran el crecimiento del empleo en torno a los servicios sociales, en mayores niveles que en otras actividades. El dato es relevante porque pone de manifiesto una consecuencia más del envejecimiento de la población. Así, según el informe, el papel de la atención geriátrica y de la sanidad preventiva serán fundamentales como fuentes de creación de empleo. En el otro extremo de la edad, los expertos consideran que otra importante fuente de ocupación estará en el cuidado de los niños desde su nacimiento hasta su escolarización, cuya razón principal es la creciente incorporación de la mujer al mercado de trabajo. Otra de las importantes fuentes de empleo, y con unas necesidades de inversión más asequibles para la mediana empresa es el ocio, como es el caso del deporte.

Es necesario tener en cuenta que los nuevos yacimientos de empleo se presentan como una lista abierta a nuevas actividades que cumplan dos requisitos: que satisfagan necesidades no cubiertas (necesidades nuevas o tradicionales que anteriormente se solventaban en el interior de las propias familias y que actualmente están mal cubiertas debido a la incorporación de la mujer al mercado de trabajo) y que su desarrollo tenga un alto contenido en empleo.

Por tanto, los nuevos yacimientos de empleo van a demandar conocimientos especializados y habilidades relacionales, organizativas y de motivación para su crecimiento. En el caso de los servicios a empresas y de la sociedad del riesgo, se demandarán profesionales que posean todas las habilidades y conocimientos. Sin embargo, en nuevas tecnologías, en servicios sociales y en ocio, se requerirán menos capacidades, lo que, en parte, hará más fácil la búsqueda de perfiles y el desarrollo de estos yacimientos.

Lucía Ballester Cañizares
Responsable de Formación/Proyectos
Fundación de Estudios Bursátiles y Financieros
lballester@febf.org

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email