Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Más allá de la MiFID

La Gestión de Activos está llamada a sufrir un cambio radical. Importantes desafíos regulatorios y hacer frente a la recuperación del sector son dos de los retos a los que tendrá que hacer frente. Mientras estamos restableciendo poco a poco la normalidad de los mercados, las principales firmas europeas y del país tendrán que redefinir sus estrategias. Se espera que la reforma de la Directiva sobre mercados de instrumentos financieros (MiFID II), mejorará la transparencia y la regulación de las nuevas plataformas de contratación y buscará una mayor protección del inversor. Sin embargo, y tal y como reconoce la CNMV, la industria del asesoramiento financiero tendrá que adaptarse a las nuevas exigencias.
Flexibilidad y capacidad de adaptación al cambio, serán claves en el futuro de las entidades financieras. Y en estas transformaciones, la innovación y la tecnología están llamadas a ser las fórmulas mágicas que ayuden a ganar una mayor eficiencia y rentabilidad. Todo ello, teniendo como eje central al cliente y la satisfacción de sus necesidades. Tal y como ya establecía hace un año PWC en el informe “La banca en la encrucijada. El futuro del sector financiero español en un mundo global”, los cambios regulatorios y de cumplimiento normativo han de ser una absoluta prioridad en la agenda de las entidades. Además, los bancos deberán estar atentos a medio plazo a posibles fusiones y adquisiciones transfronterizas, ya que la armonización regulatoria en Europa facilita la integración de los ahora fragmentados mercados minoristas. Cuestiones aplicables a todo el sector en general. Como recomendaciones, desde PwC también establecían que las instituciones deben aprender de los errores del pasado y reforzar su política de riesgos.
Un año después, los expertos parecen coincidir en que la industria de Gestión de Activos tendrá grandes oportunidades en los próximos años. Los cambios del mercado y las necesidades de los inversores por incrementar el ahorro a largo plazo, van a producir un entorno propicio para el sector. Éste crecimiento, sin embargo, irá acompañado de un mayor coste y presión sobre las comisiones, que serán más transparentes y comparables.
Restaurar la imagen y credibilidad del sector, será otro de los objetivos. Para ello, se ha de mejorar la formación financiera de los clientes e impulsar la cultura financiera en general, mejorando el conocimiento de los principios generales del funcionamiento de los mercados. Para analizar todo ello, la FEBF, junto a EFPA España, analizarán el 15 de enero “El impacto de la MiFID II en el Asesoramiento Financiero”, de la mano de los principales profesionales del sector.
En principio, MiFID II cambiará la industria ante el concepto de asesoramiento Independiente y restricciones en las retrocesiones, pero habrá que ver cómo el sector adapta los nuevos requisitos. Por el momento, la CNMV recomienda ganar tamaño, invertir en tecnología o especializarse para minimizar costes.

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email