Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Más dividendos para un año nuevo

Con el recién estrenado 2014 y un cierre de 2013 que ha llevado al Ibex 35 a los 9.916 puntos con una revalorización del 21%, es hora de pedir a los Reyes Magos un aumento de dividendos para este año.

El Ibex 35 es uno de los índices mas generosos en cuanto a reparto de dividendos se refiere, es decir, está compuesto por el mayor número de empresas que premian a sus accionistas con un reparto de beneficios sustancioso. Gracias a esto, a la revalorización pasada y a las buenas previsiones para el año que viene, los inversores extranjeros están apostando por nuestro mercado.

Las estimaciones apuntan a que las cotizadas repartirán más de 28.680 millones de euros en dividendos con cargo al nuevo año. En este sentido las compañías del Ibex 35 que mayor rentabilidad por dividendo tendrán este año, serán: Santander, Enagás, Telefónica, BME, Iberdrola, Red Eléctrica, Repsol y ACS. Estas cotizadas tendrán retornos que irán desde el 5,02% de ACS al 7,65% del Santander.

Teniendo en cuenta las circunstancias del entorno de tipos de interés bajos, estas retribuciones resultan bastante atractivas para los inversores, pero es importante tener en cuenta además otras variables como la evolución de la cotización, la solvencia a la hora del pago o la forma de retribución a los accionistas.

En una época en la que las empresas han tenido que agudizar su genio, para conseguir y/o mantener liquidez a la hora de poder cumplir sus promesas de reparto, muchas de ellas han optado por una fórmula denominada scrip dividend o dividendo flexible o dividendo elección. Esta fórmula, está basada en una ampliación de capital liberada (con cargo a Reservas), con derecho de suscripción preferente para los accionistas; de esta forma, la sociedad tiene la alternativa de repartir el dividendo en papel o en dinero y los accionistas la posibilidad de elegir su forma de retribución.

Una vez realizada la ampliación de capital, la empresa ofrece a sus accionistas tres opciones: cobrar la retribución en papel, de esta forma el accionista puede esperar a recibir directamente los nuevos títulos; vender los derechos de suscripción derivados de la ampliación en el mercado al precio que coticen en ese momento, por lo que se transforma en efectivo, es decir, como si recibiera el dividendo tradicional sin verse obligado a incrementar su participación; o puede vender los derechos a la propia empresa a un precio que se ha fijado de antemano, consiguiendo así el mismo resultado.

Lo cierto es, que con esta alternativa la compañía pone más papel en circulación con la consiguiente dilución del valor para el accionista; hecho que también ha de tenerse en cuenta cuando se calcula la rentabilidad por dividendo.

Es por ello, que con la mejora de las previsiones y aprovechando estas fechas, los inversores pedirán a los Reyes Magos más dividendo para este año nuevo y una vuelta al reparto tradicional de dinero en forma de rentabilidad efectiva para sus inversiones.

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email