Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Metamorfosis

Los vientos que corren no son favorables para la construcción, el sector del mueble, la decoración, la automoción, el industrial, y un largo etcétera ¿Están seguros de esta premisa? Seguramente la mayoría contestará que sí sin dudarlo ni siquiera un segundo. Pero un pequeño grupo, tal vez no tan reducido, sabrá que no es así. Será difícil que reconozcan su opinión, unas veces por miedo, otras por pudor, pero en sus propias carnes habrán experimentado que existen oportunidades empresariales. No es tan fácil encontrarlas como antaño, hay que poner imaginación y, sobre todo, estar dispuestos a cuestionarse lo incuestionable y experimentar las transformaciones necesarias para adaptarse a lo que el público demanda.

Las cifras de creación de empresas han caído radicalmente respecto al pasado año, las noticias sobre EREs, cierre de empresas y aumento de paro son la tónica de cada día, pero a pesar de ello todavía se puede encontrar crecimiento. En marzo en la Comunitat Valenciana nacieron cerca de 900 nuevas empresas. Lo que supone que un buen número de emprendedores consideró que hay nichos de mercado por explotar.

Existen, de hecho, profesiones que han visto incrementar su trabajo debido a la situación económica. Se trata de especialistas en refinanciación y reestructuración de deuda, auditores, abogados especializados en derecho laboral, fiscal, contencioso o concursal, expertos en expedientes de regulación de empleo o gestores de cobros, entre otros. Además también hay otras áreas con demanda y perspectivas de futuro más allá de las miras a la crisis, como pueden ser técnicos en energías renovables, titulados en formación profesional, profesionales del sector sanitario o ingenieros informáticos y de Telecomunicaciones, por citar algunos.

¿Es la hora de cambiar de profesión? Tal vez sí o tal vez no. En nuestro territorio resulta improbable, a no ser que sea por razones de causa mayor, que alguien de mediana edad se plantee una transformación radical de ocupación, más aún si ello conlleva un traslado a otro país o comunidad autónoma. Sin embargo, en EE.UU son más frecuentes estas metamorfosis. Se lleva un anillo en el dedo en símbolo de unión a una persona, pero también una cadena en forma de hipoteca o trabajo que limita la libertad de movimiento. ¿Existen posibilidades más allá de los muros que uno mismo ha levantado?

La crisis precisamente significa cambio, y se debe actuar con rapidez y decisión a esas modificaciones radicales del entorno. No obstante, no tendrá porqué ser precisamente en otro sector que uno no domine. Como sostenía Charles Darwin hace ya dos siglos, “no es más fuerte e inteligente la especie que sobrevive, sino la que mejor se adapta al cambio”.

En estas transformaciones resulta importante mantener los valores, clarificar las expectativas y tener siempre una actitud ganadora. Es fácil caer en la negatividad, pero para triunfar hay que creérselo antes. Según datos procedentes de la consultora valenciana Improven, socio de la FEBF, un 25% de los competidores de un mismo sector saldrá reforzado tras la crisis ¿Por qué no ser uno mismo?

El negocio existe incluso en sectores duramente castigados en estos momentos, tal vez no sea el realizado hasta ahora, y desde luego no todos podrán hacer frente a las nuevas necesidades, pero está ahí. Por ejemplo, en la construcción, la obra civil y el trabajo en países en vías de desarrollo está siendo un salvavidas para algunas compañías y profesionales. Otra muestra podría ser los concesionarios que han apostado por sus talleres ante el freno de la venta vehículos.

Más aún, ¿usted abriría ahora una tienda de muebles o decoración? No es una locura, aunque pueda parecerlo. Precisamente en una de las ciudades donde se planea construir el primer Ikea de la Comunitat Valenciana, una empresa familiar y valenciana fundada en 1971 dedicada a la importación en este sector, optó por hacer una integración vertical y abrió ya en plena crisis una gran nave dedicada a la venta directa al público. La estrategia seguida y los buenos resultados han hecho que hace pocos días pusiera en marcha otro establecimiento, de mayor tamaño aún en L’Eliana. Esta muestra sirve para poner de manifiesto que hay que cuestionarse hasta lo que parece en una primera instancia impensable.

Cada uno debe estudiar bien su área y analizar en qué puede diferenciarse de su competencia. Pero no hay que temer al cambio. En cada ámbito se podría citar al menos un ejemplo positivo de adaptación. En un área completamente diferente, cabría mencionar al grupo Nostresport, nacido en 2003 como medio de comunicación digital valenciano dedicado al deporte. Esta entidad ha ido adaptándose al contexto y a las necesidades presentes hasta convertirse en una compañía que ofrece diversos servicios, desde consultoría en marketing y comunicación, a prestación de servicios de gabinete de prensa, imagen corporativa, etc, siempre en el ámbito del deporte. Recientemente esta empresa ha recibido el apoyo del Instituto Emprende de Altair Consultores, una plataforma desde la que se presta apoyo a proyectos emprendedores que se enfrentan a una fase de desarrollo, con objetivo de ayudar a materializar las buenas ideas en realidades de negocio viables.

Parafraseando a Albert Einstein, “es en la crisis donde aflora lo mejor de cada uno, porque sin crisis todo viento es caricia. Acabemos de una vez con la única crisis amenazadora, que es la tragedia de no querer luchar por superarla”. Asimilemos nuestra metamorfosis sin miedo.

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email