Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Nueva financiación

El MARF está a punto de cumplir un año de vida. En octubre de 2013 nacía el Mercado Alternativo de Renta Fija. Una iniciativa con el objetivo de facilitar la financiación a las empresas de tamaño medio y pequeño, al tiempo que favorece el acceso de los inversores a participar en diferentes niveles de proyectos de negocio e inversión. De este modo, el Mercado Alternativo de Renta Fija (MARF) canaliza los recursos financieros a un gran número de empresas solventes que pueden encontrar en él una vía para obtener financiación mediante la emisión de títulos de Renta Fija.
Frente a la crisis de liquidez y financiación de los últimos años, los expertos hablan de “ventanas de liquidez” que progresivamente han ido ampliándose hasta situar 2014 en una posición cercana a la normalización. En esta línea, las autoridades europeas están centrando su atención en facilitar el acceso al capital a las pequeñas y medianas empresas, así como facilitar el desarrollo de los mercados especializados que se proponen centrarse en las necesidades de los emisores pequeños y medianos. La MiFID II también presta atención a los “Mercados de PYME en expansión”. En este camino, se están multiplicando las vías de financiación alternativa. BME y el Ministerio de Economía, por otro lado, animan a las compañías a diversificar sus estructuras de financiación y a acudir al mercado para completar u obtener recursos económicos. Auspiciado en ello, el MARF responde a las necesidades presentes.
Pero, por qué emitir y cotizar en el Mercado Español de Renta Fija. El MARF adopta la estructura jurídica de Sistema Multilateral de Negociación (SMN) lo que le convierte en un mercado alternativo, no oficial, similar a los que existen en algunos países europeos de nuestro entorno y en el propio seno de BME. Por ello, los requisitos de acceso a este mercado son más flexibles y permiten una mayor agilidad en la tramitación de las emisiones. De este modo, las empresas que acuden al MARF pueden beneficiarse de una simplificación de los trámites y un menor coste. Cuenta además entre su intervinientes con la figura de los Asesores Registrados, cuya función es la de asesorar a las empresas que acuden al MARF en cuanto a los requisitos normativos y otros aspectos de la emisión en el momento de su preparación y que extienden su asesoramiento a lo largo de la vida de la emisión.
Hasta la fecha, seis empresas han emitido o han anunciado operaciones de colocación de deuda (Copasa, Elecnor, Tecnocom, Tubacex, Europac y Grupo Ortiz), y se habla de otras que podrían anunciarlo próximamente. El MARF, no obstante, no es apto para todos los bolsillos. Sin embargo, sí que se constituye como una alternativa más de financiación a tener en cuenta por las pymes solventes y de cierto tamaño.

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email