Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Nuevas Formas de Inversión: “Los ETFs”

Este año y ante un futuro incierto, la realidad de los gastos de inversión está cambiando. Como respuesta a esta nueva realidad, algunos productos de reciente creación están apareciendo en el mercado con gran fuerza convirtiéndose en una de las formas estables de inversión en el futuro. Uno de estos productos que se han duplicado en los últimos cinco años de manera considerable son los ETFs. La nueva regulación abre la puerta en el mercado español a los Exchange Traded Funds o Fondos cotizados. Se trata de un producto muy poco conocido por el inversor español, de ahí la gran cantidad de conferencias que se están realizando en España para estudiarlo con mayor profundidad.

El Exange Traded Fund (ETFs), se puede definir como “Fondo cotizado en el mercado”. Se trata de un fondo de inversión cuyas acciones o participaciones pueden ser compradas o vendidas directamente en las Bolsas. Tienen como objetivo principal reproducir un determinado índice bursátil, ya sea éste general, sectorial o internacional, o de una cesta de valores. Se podría considerar como un híbrido entre un Fondo y una acción. Suelen replicar índices, pero sus participaciones se encuentran admitidas a negociación en bolsa con las mismas condiciones que un valor. Conceden al inversor la posibilidad de comprar una cartera completa de valores en una única transacción, como si lo hiciera con una acción.
El poseedor de un ETF puede, en cualquier momento, deshacer o tomar posiciones en el instrumento, sin tener que esperar al cierre de mercados para determinar el valor liquidativo como en los fondos tradicionales. Además se espera que tengan un tratamiento fiscal muy atractivo para el inversor final: las plusvalías / pérdidas que se generen en la compra / venta de los ETFs no estarán, en principio, sujetas a retención fiscal.
En términos menos formales, los ETFs son títulos que:

• Replican un índice de referencia, Ibex 35 por ejemplo, mediante la compra de los componentes de la cesta, por la ponderación que éstos tengan en ella.
• Son fondos de gestión pasiva, ya que su mantenimiento es mínimo y se limita a garantizar que la cesta siempre esté ajustada a la composición de la referencia.
• Tienen gastos mínimos de gestión que los hacen muy competitivos por precio.
• Cotizan en mercados organizados.
• Se pueden comprar y vender fácilmente como si fueran acciones comunes.
El ETFs son instrumentos muy transparentes porque cotizan en el mercado continuo y en todo momento es posible saber su valor y composición. Son productos muy eficientes, diversificados y flexibles, que van dirigidos a todo tipo de inversores. Entre las características más importantes que los definen, podríamos citar:
 Diversificación: Cada participación del fondo cotizado representa una cartera de acciones, que se negocian en un mercado, y que replica de forma eficiente a un índice.
 Líquidez: Funcionan como una acción normal que cotiza en el mercado. Pueden, por tanto, negociarse con la misma rapidez y facilidad que cualquier acción durante la sesión bursátil.
 Transparencia: Como representan a un índice, en todo momento se conoce la composición de su cartera y su precio.
Los fondos cotizados o ETF’s son una realidad desde hace tiempo en los grandes mercados europeos. Se trata de instrumentos que han tenido un éxito fulgurante en los mercados donde ya han aparecido, demostrando excelentes resultados (desde principios de la década pasada) tanto en el mercado norteamericano como en algunos mercados europeos. Estos productos (exchange traded funds) son, sin duda, los de mayor crecimiento en el mundo financiero en estos momentos. En los últimos diez años han ganado popularidad entre los inversionistas institucionales e individuales. En 1993 nace en USA el primer ETF el SPDR sobre S&P 500, hoy en día el más grande ETF del mundo con más de 43.300 millones de dólares en gestión. En un primer momento tuvieron dificultad para afirmarse en el mercado, pero a partir de la segunda mitad de los años 90 registraron un crecimiento explosivo. En la actualidad se negocian en las cuatro principales bolsas europeas: Francfort, Londres, París y Milán, siendo la Bolsa de Francfort la que acapara el mayor volumen de negocio.

Como vemos en la constante evolución de los mercados financieros, nos encontramos ante un nuevo instrumento de inversión colectiva que está alcanzando mucha importancia en la negociación llevada acabo en los mercados, tanto internacionales como europeos. Los ETF han llegado a ser cada vez más populares entre los inversionistas. Se caracterizan por la rapidez a la hora de invertir y ofrece además transparencia, bajos costos y liquidez para su inversión. Esta alternativa está llegando a España, como casi todas las innovaciones de instrumentos financieros que se crean aquí. La llegada de los ETFs a nuestro mercado, supondrá sin menor duda, un cambio en las costumbres de los inversores finales de nuestro país.

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email