Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Nuevos tiempos para el capital riesgo

Atrás quedaron los tiempos en los que las operaciones de capital riesgo eran noticia en las portadas diarias de todos los medios. El Mercado Continuo Español fue uno de los objetivos preferidos de las más prestigiosas Entidades y Fondos de Capital Riesgo. Muy lejos quedaron operaciones como las de Aldeasa o Amadeus, empresas con muy buenas perspectivas de crecimiento y expansión, que necesitaban financiación para poder acometer nuevos proyectos y penetrar en nuevos mercados.

Pero los tiempos han cambiado, y parecen lejanos los años en los que las empresas tenían crecimientos de dos dígitos y el mercado rebosaba liquidez en un ambiente de euforia colectiva. Hoy nos encontramos en un entorno complejo, con una desconfianza generalizada, y problemas muy serios de liquidez y solvencia.

El acceso a la Financiación siempre ha sido el caballo de batalla de cualquier empresa, pero es hoy en día, cuando esta dificultad se he convertido en problema. Las entidades de capital riesgo que eran una alternativa válida a la Financiación bancaria tradicional, están analizando de forma exhaustiva los proyectos que llegan a sus manos, valorando especialmente otras variables que antes consideraban en menor magnitud.

La fórmula de estos inversores privados está orientada tanto al apoyo en la creación de nuevas empresas, como a potenciar el crecimiento y expansión de compañías ya establecidas en determinados mercados y sectores..

MARTÍN MENDOZA define el Capital Riesgo o Venture Capital como un “instrumento de financiación dirigido esencialmente a las Pequeñas y Medianas empresas, mediante el cual una sociedad especializada o no en inversiones (sociedad inversora) inyecta capital en una pequeña o mediana empresa (sociedad receptora) en una proporción minoritaria y por un espacio de tiempo relativamente corto”.

La voluntad de este tipo de inversores, es permanecer en la empresa entre 3 y 7 años, tiempo suficiente para que madure la inversión, ya que lo que se pretende es ofrecer al empresario una financiación alternativa a los préstamos a corto plazo; con la peculiaridad de que, el Inversor, no es un socio pasivo, sino que se involucra en la actividad empresarial, aportando su experiencia y buen hacer, aunque sin intervenir en los procesos de la operativa diaria. La operación se suele articular mediante la toma de participación en el capital social de la empresa objeto de la inversión, normalmente a través de la compra de acciones.

Es frecuente entender el capital riesgo en un sentido demasiado estricto, como una entidad que dirige sus inversiones casi exclusivamente a empresas de alta tecnología, o a empresas en las primeras fases de creación. Sin embargo, no es sólo así. Cualquier inversión de capital hecha con vocación industrial o de producción, y con la finalidad de generar riqueza y realizar plusvalías apoyadas en el valor añadido que puede desarrollar la empresa target en la que participa, es también capital riesgo o Venture Capital. Asimismo, si invierten en empresas en fases más desarrollada y de crecimiento, o en sectores más consolidados, con el fin de incrementar su Valor vía mejora de la gestión, es también capital riesgo o Private Equity.

El tipo de empresas en las que suelen invertir normalmente son de pequeña y mediana dimensión, No cotizadas, y en sectores que emplean innovaciones de diverso tipo, o que tienen un alto potencial de crecimiento, ya que teóricamente ofrecen mayores posibilidades de expansión y desarrollo, utilizando la Bolsa u operaciones de apalancamiento (buy out) como medio de Desinversión de su participación cuando finalice el horizonte temporal fijado.

Desde el punto de vista de la empresa target, el capital riesgo es un instrumento de financiación, ya que la sociedad receptora obtiene recursos que le son necesarios para el comienzo o desarrollo de su actividad, dependiendo de la fase del ciclo de vida en el que se encuentre. En la Comunidad Valenciana contamos con Entidades y Fondos de Capital Riesgo orientadas tanto a Venture Capital como a Private Equity.

Nos hallamos en un proceso de globalización en el que las entidades de capital riesgo buscan oportunidades de negocio más allá de su zona geográfica, de manera que su círculo de circunscripción se encuentre limitado en menor medida, siendo actualmente las diferencias culturales un obstáculo menor a la hora de acometer una inversión. Esto nos lleva a los nuevos tiempos del Capital Riesgo: por una parte, serán malos tiempos para aquellas entidades que estén en la última fase de desinversión de proyectos que iniciaron hace 5 años, ya que encontrarán dificultades y probablemente no consigan la rentabilidad que se había estimado en un principio, debido básicamente a las condiciones de mercado y a la coyuntura actual; pero, sin embargo, serán buenos tiempos para entidades que quieran entrar ahora en nuevos proyectos, ya que, a pesar de las dificultades existentes, hay claras oportunidades de negocio que pondrían dar sus frutos en el periodo entre 5 y 7 años.

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email