Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Pirámide Invertida

Queda poco para conocer los pormenores de la reforma fiscal que prepara por una parte el Comité de Expertos y, por otra, el Ministro Cristóbal Montoro. Uno de los principales retos a los que se enfrenta España es la viabilidad financiera de su sistema de pensiones. Es importante destacar que el ahorro privado para la cobertura de la jubilación se encuentra en 57.991 millones, frente a los 53.744 del Fondo de Reserva (público), por lo que establecer incentivos a la cobertura privada podría hacer que este cambio de tendencia se perpetúe en el futuro. La partida gasto público en pensiones sobre el PIB puede descomponerse en 4 factores que permiten analizar su comportamiento de forma diferenciada, posibilitando actuar sobre ellas para mejorar el sistema.

El primer factor hace referencia al número de pensiones sobre la población mayor de 65 años, obteniéndose un ratio de pensionistas.

El segundo factor es la denominada tasa de dependencia, población mayor de 65 años sobre población en edad de trabajar. Aquí encontramos el primer talón de Aquiles español. La pirámide poblacional está sufriendo un ensanchamiento por la parte superior (50-70 años) respecto a la parte inferior (nacimientos y en edad de trabajo), lo que conlleva a que cada vez se requieran más trabajadores por pensionista.

La inversa de la tasa de empleo es el tercer factor a considerar. Se trata del cociente resultante entre la población en edad de trabajar sobre el número de cotizantes, lo que puede definirse en el número de personas en edad de trabajar que hay por cotizante.

Otro factor es la representatividad que tienen los sueldos sobre el PIB. La descomposición del PIB en función del origen de rentas nos indica las ganancias por cada cien euros por parte de los empresarios, trabajadores y Estado. Un aumento de la participación de los salarios puede venir por la mayor productividad de éstos, en cambio, si baja, puede ser debido a un aumento de precios no reflejado en los sueldos.

Por último, la tasa de reemplazo definida como la representatividad que tienen las pensiones sobre los sueldos. Es decir, la cantidad de pensión sobre el sueldo. Este aspecto también ofrece oportunidades de mejora en el sistema español, ya que actualmente se cubren altos porcentajes de media. La alternativa consistiría en utilizar sistemas de capitalización (pensión privada) para complementar la capacidad salarial.
Por tanto, vistos todos los factores que afectan al gasto público en pensiones sobre PIB se pueden analizar diversas vías de mejora para fortalecer la viabilidad del mismo, sin preocuparse en exceso por el importe que supondrán las pensiones.

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email