Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Pon en valor tu empresa

Las entidades financieras nacionales están tomando posiciones en la carrera por la financiación a empresas ante la perspectiva de cambio de ciclo económico. Esta mejora en el acceso a recursos externos debe ser considerada por los consejos de administración para valorar nuevos proyectos de inversión, entre los que se encuentra una probable adquisición de empresas. Diversas son las motivaciones para llevar a cabo esta estrategia, desde ampliar la gama de productos y servicios (diversificación), hasta un crecimiento de los volúmenes de negocio actuales.
En este tipo de transacción mercantil, el proceso se centra en el análisis que hacen las partes contratantes para llegar a un precio. La valoración de empresas no es un mero ejercicio técnico, es un proceso dinámico en el que resulta fundamental conocer en profundidad todos los aspectos relevantes del negocio, con el fin de evaluar su capacidad de generar flujos de caja futuros. Este objetivo se alcanzará con un estudio pormenorizado de los activos y pasivos que forman la unidad a adquirir, así como un análisis completo de los contratos y condicionantes que se deberán asumir tras la operación. La due dilligence pretende reducir el riesgo de la operación por la existencia de pasivos ocultos o contingencias fiscales, laborales o medioambientales que afectarían a la viabilidad o rentabilidad de la inversión; pero además, ofrece la ventaja, al mismo tiempo, de identificar y cuantificar sinergias con el resto de la organización y alcanzar mejores múltiplos globales. Las finanzas empresariales no son exclusivas de grandes empresas, conocer las herramientas que las organizaciones utilizan en su gestión diaria también se puede extrapolar a las pequeñas y medianas empresas. En este caso, igual con mayor frecuencia para el intercambio de participaciones entre los propietarios.
Conocer el arte de valorar empresas es el objetivo que la Fundación de Estudios Bursátiles y Financieros persigue con su próximo curso “Valoración de empresas” que tendrá lugar a finales de abril. A través de casos prácticos con profesionales del sector, se expondrán los diferentes métodos cuantitativos para la obtención del valor de la operación (basados en información del balance, de la cuenta de resultados, en el fondo de comercio y en los dividendos). Todo ello sin olvidarse de los intangibles (marcas, patentes, propiedad intelectual) que se encuentran presentes en las empresas, y que ofrecen complejidad en su trasfondo económico para establecerle un valor.
Con los datos obtenidos se establece una horquilla de valores sobre los que sustentar la negociación hasta alcanzar el importe que se convertirá en el precio de la operación de compraventa.
Actualmente existen empresas con debilidades en su estructura financiera, que a través de la apertura de su capital a inversores pueden obtener los recursos necesarios para continuar la actividad. No se trata de empresas con problemas de idea de negocio sino un planteamiento financiero desvirtuado (facilidad de crédito, exceso de demanda), que sobrevivirán con el apoyo necesario.

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email