Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

¿Por qué un presupuesto de tesorería?

A estas alturas del ejercicio, muchas empresas están en pleno proceso de presupuestación para el ejercicio próximo. Para su confección, la gerencia de la empresa analiza los resultados del ejercicio anterior y la evolución de los mismos, planteando una serie de variables y objetivos que deben ser alcanzados.

El Presupuesto de Tesorería es uno de los más importantes para la empresa, ya que le ayuda a prever cuáles serán sus necesidades de financiación o sus superávit de tesorería, facilitando la toma de decisiones de cómo afrontar la financiación de dichas necesidades, así como la posible inversión de los excedentes resultantes. Este instrumento es muy diferente al de previsión de cobros y pagos, y no hay que confundirlo, ya que sólo recoge las entradas y salidas de tesorería de la compañía, en cambio con el presupuesto de tesorería es un estado mucho más complejo donde se obtiene y desarrolla una mayor información.

Para la elaboración de un buen presupuesto de tesorería, se debe contar con la siguiente información: datos históricos económicos de ejercicios anteriores, es decir cuenta de resultados y balances, un presupuesto de inversiones para el ejercicio en cuestión, un presupuesto financiero y por último el presupuesto de gastos e ingresos o presupuesto operativo.

– El presupuesto de inversiones considera la compra y la venta de bienes materiales e inmateriales que la empresa tiene proyectado realizar, así como la forma en la que se instrumenta estas operaciones. Este presupuesto está relacionado con el de tesorería, por los flujos de caja que se generan de entrada y salida, relacionados con la compra y venta de dichos elementos.

– El presupuesto de ingresos y gastos, básicamente consiste en determinar las actividades que se van a contemplar y los gastos e ingresos directos de cada una de ellas, que luego afectarán al presupuesto de tesorería. El grado de complejidad dependerá del sector al que pertenece la empresa y la actividad que realice, ya que no es lo mismo su elaboración para una empresa de servicios que para una industrial, donde se deben tener en cuenta un mayor número de aspectos.

– Por último se debe confeccionar un presupuesto financiero, que tenga en cuenta todas las modalidades de financiación asociados a la empresa, detallando aspectos como plazos, coste, tipo de interés, etc.

Una vez se dispone la información de entrada nos debemos plantear la elaboración en el escenario más verosímil posible en el horizonte contemplado. A partir de la definición de este escenario se realiza la planificación, mediante la cual la empresa trata de proyectar el futuro que desea alcanzar, identificando los recursos que necesitará para lograrlo.

De esta forma, se pretende anticipar posibles dificultades que se pueden presentar, y prever estrategias para afrontarlas con la suficiente antelación. En la elaboración de los presupuestos no se debe tener en cuenta solamente las tendencias que muestra la información histórica de la empresa y la previsible evolución del entorno, sino las acciones a desarrollar y su cuantificación en términos de inversión, para alcanzar los objetivos fijados.
La realización del Presupuesto de Tesorería, así como la comparación y análisis del mismo con los datos reales de la marcha de la empresa permite detectar y analizar las desviaciones observadas con anticipación y, por tanto, mejorar aquellos aspectos de la gestión que puedan poner en peligro la obtención de los objetivos marcados. Por ello, resulta recomendable definir varios escenarios posibles en la evolución de estas variables (optimista, realista y pesimista), con el fin de adaptarse a los cambios que realmente se produzcan, con estrategias previamente definidas. Lógicamente, si se contemplan escenarios distintos, los objetivos también serán distintos para cada uno de ellos, siendo éstos más o menos ambiciosos en función del escenario tipo e escenario elegido.
Después de todo este proceso, surge la pregunta ¿Qué ventajas ofrece la elaboración de este presupuesto?. Por un lado, se puede cuantificar los medios de los que debe disponer la empresa para alcanzar los objetivos. También, permite el desdoblamiento por centros de responsabilidad, ya que define e identifica el movimiento de flujos existente en la empresa. Por otro lado, da la oportunidad de contrastar la realidad con la previsión, ya que se detectan con rapidez en que lugar de la empresa surgen los desequilibrios y a la vez se facilita la aplicación de medidas de corrección en su momento. Y por último, anticipa las necesidades financieras de la empresa, al programar con antelación las acciones que se deben desarrollar para cubrirlas, o porque replantean los objetivos propuestos, si no es posible alcanzarlos con los medios de los que disponemos.
En definitiva, el presupuesto de tesorería es un plan cuantificado, que indica en qué momento existirán superávit o déficit de dinero efectivo, ayudando en la forma en que se deben ser financiados o invertidos. La importancia se deriva al comprobar que muchas empresas acaban en quiebra o tienen problemas importantes de iliquidez, pese a ser rentables y contar con capacidad financiera, causada por su mala previsión de flujos de tesorería.

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email