Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Rebaja crediticia

Debido a los vaivenes que se están produciendo últimamente en los mercados financieros, derivados en su inmensa mayoría por las «prácticas contables» de muchas empresas, se están revisando los sistemas de control y supervisión del Sistema Financiero en general.

Todo ello ha llevado a que las Agencias de Calificación Crediticia o Agencias de Rating, revisen asimismo, las cláusulas de emisión de deuda de numerosas sociedades, modificando sus calificaciones. Las últimas referencias publicadas en prensa, afectan directamente a dos de nuestras sociedades más internacionales. Esta misma situación se produjo a principios del año anterior cuando explotó la burbuja tecnológica y las Agencias rebajaron las calificaciones basándose fundamentalmente en las dificultades que tenían estas sociedades para resolver sus problemas de financiación.

El papel de estas Agencias es crucial en los mercados financieros, pero ¿se sabe qué es una Agencia de Calificación Crediticia? y ¿para qué sirve su rating?.

Son agencias especializadas en la calificación de valores. Su labor consiste fundamentalmente en emitir una opinión, experta e independiente, sobre el nivel de riesgo asumido por un comprador potencial al suscribir una determinada transacción de deuda. La concesión de dicha opinión permite al inversor efectuar una comparación entre distintas operaciones, facilitándole la toma de decisión. Además, deberá tenerse en cuenta un criterio fundamental en cualquier inversión financiera: la relación rentabilidad – riesgo, es decir, a mayor riesgo el inversor exigirá mayor rentabilidad a la futura inversión.

La calificación se refleja a través del rating, siendo éste un instrumento analítico del que se sirven los inversores de renta fija para valorar la capacidad de pago de intereses y principal de dichos títulos, conforme a lo estipulado en cada emisión. La valoración de dicho riesgo se expresa sobre una escala de calificaciones con la cual el inversor obtiene información necesaria sobre la calidad crediticia de su inversión. Dicha calificación se expresa utilizando una nomenclatura de letras, similar en todas las agencia, aunque con ciertas peculiaridades que estriban en designar mayúsculas o minúsculas, por ejemplo, la mejor calificación que puede otorgar una agencia es la AAA, su significado exacto es: «Bonos de la mejor calidad y con una capacidad de pago de intereses y devolución del principal elevada»; esta misma calificación otra agencia se expresaría: Aaa.

Las principales agencias de calificacion crediticia son: Moody`s Investors service, Standard & Poor`s, IBCA Limited y Fitch Invertors Service, L.P.

Estas agencias dan una opinión sobre la emisión que están analizando, tanto desde un punto de vista cuantitativo como cualitativo. Es necesario realizar un análisis del riesgo del emisor de la deuda y analizar su estructura financiera para determinar si la empresa emisora será capaz de generar cash flow (liquidez) suficientes para cubrir todos los gastos de la transacción y realizar los pagos puntuales de intereses y principal.

Resumiendo, el esquema seria: una sociedad decide realizar una emisión de deuda, la cual debe ser calificada por una agencia, que le asignará un rating, determinando el riesgo de la inversión, que será evaluado por un futuro ahorrador.

Ahora bien, esta calificación no tiene porque ser definitiva, ¿Qué sucede si una Agencia de Calificación decide revisar el rating de una sociedad? ¿Qué parámetros seguiría y en qué se fijaría?. Por ejemplo, una de nuestras empresas petroleras más importantes, puede haber perdido liquidez por muchas circunstancias, pero la agencia, cree que puede ser debido a causa de un aumento en el endeudamiento del grupo y a su posicionamiento en Argentina, ya que aporta un porcentaje elevado de beneficios a la cuenta de resultados del grupo, o porque existe una volatilidad elevada entorno al precio del crudo, por ejemplo; entonces la agencia valora todos estos riesgos y puede considerar que la capacidad de devolución de la deuda ha disminuido, reduciendo así su calificación crediticia.

Así pues, el proceso de calificación es un indicador de referencia expresivo de la capacidad y probabilidad de pago de los intereses inherentes a la deuda, reflejando y etiquetando el nivel del riesgo crediticio soportado por el inversor.

Las Agencias juegan un papel importante y proporcionan al mercado financiero información crucial, traduciéndose en un incremento de la transparencia y eficiencia en su funcionamiento y, por tanto, en una mejora del proceso de formación de precios.

Cuando se vaya a acometer una inversión de estas características es importante fijarse siempre en la calificación crediticia, ofrecida por estas agencias, porque es ésta la que nos determinará el nivel de riesgo de la inversión y nos ayudará a exigir una rentabilidad acorde con todo ello.

Leonor Vargas Escudero
Directora Financiera
Fundación de Estudios Bursátiles y Financieros
lvargas@febf.org

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email