Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Recetarios anticrisis y buenos propósitos para 2009

¡Que no cunda el pánico! Ante la desfavorable situación económica, lo primero es ser optimista. Esta premisa, aplicable a todos los ámbitos de la vida, se puede encontrar en todo manual de psicología, pero dada la actual situación financiera es más válida que nunca para la economía. A punto de terminar el año, hay que marcarse buenos propósitos para 2009 y que éstos no se queden en meras intenciones.

Diversas entidades y empresas han elaborado recetarios para superar la situación desfavorable y ayudar con buenos consejos en la ardua tarea de salir airoso del devenir económico. Con los decálogos en la mano de Improven, especializada en gestión de crisis, o de Audihispana Grant Thorton, así como las recomendaciones de directivos de KPMG Auditores o Altair Consultores, todos socios de la FEBF, la primera acción a acometer es algo tan simple como actuar.

No obstante, lo obvio no siembre es lo más frecuente. Según un estudio de Improven, el 68 por ciento de las compañías detecta y reacciona demasiado tarde ante la crisis. Por ello, los deseos para el nuevo año no se deben quedar en meras aspiraciones, hay que ponerse manos a la obra.

Que la situación económica actual y las perspectivas a corto plazo son extraordinariamente complicadas es sabido por todos. La falta de liquidez en el sistema financiero, y el consecuente recorte de crédito a las empresas, así como la desconfianza de todos los actores económicos son los factores más importantes que causan esta situación. Sin embargo, también se van a hacer grandes fortunas en España en los dos próximos años, sobre todo aquellos que tengan liquidez. Épocas como estas son las mejores para invertir, según señalan acertadamente los gurú de la economía, entre ellos, Prosper Lamothe.

Desde la perspectiva de las empresas, Audihispana Grant Thornton recuerda que aquellas entidades que estén bien estructuradas y gestionadas encontrarán oportunidades en la incertidumbre. Si no es su caso, la firma de auditoría y asesoría legal y tributaria ofrece una guía rápida con diez puntos a considerar y revisar. En primer lugar, apuntan que se debe controlar la liquidez. Realizar un análisis crítico del negocio para tener una información realista y fiable y a partir de entonces actuar en consecuencia. En segundo lugar, acercarse al banco y tratarlo como un socio más de la compañía. Mantener una actitud proactiva con las entidades financieras y avisarles con antelación en el caso de necesitar ayuda son ingredientes necesarios en esta relación. En el caso de buscar refinanciación, se deben considerar también fuentes alternativas.

Además, si que hay que ser implacable en algo, es controlando los costes. No hay que dejar piedras sin mover y revisar cada partida. Renegociar las condiciones de alquileres y leasing, así como tratar de conseguir descuentos de proveedores que necesiten liquidez, forman parte de esta tercera medida para hacer frente a la crisis. En cuarto lugar, revisar la estrategia, identificar puntos débiles y fortalezas del negocio. Tras el análisis, podría deshacerse de activos no esenciales o escasamente rentables. Lo que se complementa con la recomendación de saber a dónde se quiere llegar y focalizar en lo que realmente se hace mejor que los demás y aporta valor al mercado, medida en la que coinciden todos los expertos.

Otro aspecto, al que muchas veces no se le presta la atención que debiera, es la buena gestión de los impuestos. Es decir, aprovechar todas las ventajas fiscales a las que tiene derecho la empresa para reducir o demorar la carga fiscal que soporta su compañía. Revisar los planes de inversión y estar atento a las oportunidades de compra son otras actuaciones a tener presentes. Igualmente es importante tener una comunicación regular y transparente con el equipo humano. Lo que se podría traducir también en una motivación y alineación de los empleados con la dirección, así como plantearse la remuneración de cada persona en función del cumplimiento de los objetivos institucionales.

Desde Altair también apuntan la relevancia de profesionalizar la gestión, invertir en talento y actuar sobre las palancas intangibles de creación de valor: I+D+i, marketing y formación de profesionales. Del mismo modo, en KPMG introducen la innovación en lo que sería un decálogo de propuestas para hacer frente a la crisis.

Por otro lado, uno de los apartados más desagradables, pero no por ello esenciales, es el conseguir el tamaño adecuado. Los ajustes, si no se hacen a fondo y de forma rápida, existe el peligro de tener que volver a hacerlos nuevamente meses después, con el daño moral que esto puede provocar. Sin embargo, hay que tener cuidado de no prescindir del talento necesario tal y como se ha mencionado antes. Una vez tomada la decisión, hay que ser analítico, pero firme.

Una de las últimas medidas es mirar hacia otros mercados emergentes como posibilidad de proteger el negocio propio en tiempos en que la economía nacional no funciona todo lo bien que debiera.

Otro punto relevante a tener en cuenta es la gestión del tiempo. Un año es el plazo máximo que debe tener un plan de reorganización empresarial. En ese periodo, los cien primeros días son los más importantes.

Entre los recetarios anticrisis también existe uno que se escapa de la actuación individual de los particulares, pero no por ello es menos relevante. Se trata de las diez propuestas que la Confederación Empresarial Valenciana, que complementan a las medidas tomadas por el gobierno central y autonómico y que por su sencilla implementación y coste reducido habría que prestar especial atención. Entre estas medidas se encuentra la reducción de los costes de la Seguridad Social para las empresas compensándolo con un incremento del IVA, el establecimiento de un tipo reducido del impuesto de sociedades para los beneficios que se destinen a reservas y el estímulo de la inversión empresarial mediante bonificaciones fiscales, entre otras actuaciones.

Con todas las propuestas, la tarea para el 2009 es aplicar estos recetarios de expertos y que los mejores deseos para el próximo año se hagan realidad gracias al trabajo realizado.

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email