Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Sol, Playa y «Chiringuitos»

Cuando pensamos en chiringuitos lo asociamos al verano, la playa y las vacaciones. Pero existe otra clase de chiringuitos que no son tan lúdicos, nos referimos a los conocidos como “Chiringuitos financieros”.

Recientemente la CNMV (Comisión Nacional del Mercado de Valores) publicó en su página web (www.cnmv.es) un documento con consejos para advertir sobre los “Chiringuitos financieros”. En él se presentan una serie de medidas para identificar qué entidades no autorizadas prestan servicios de inversión captando clientes con malas prácticas. La CNMV advierte continuamente de entidades que realizan este tipo de artimañas, como por ejemplo el caso de OEXGROUP o MT4INVEST en 2017.

En caso de que una de estas entidades contactara con usted, deberá en primer lugar verificar si la empresa está registrada en la CNMV o en el Banco de España y, por lo tanto, si está autorizada a prestar servicios de inversión. Estos ’chiringuitos’ intentarán captarle mediante el uso de técnicas de persuasión. Informarse bien sobre el servicio que le están proponiendo y mantener una actitud proactiva serán clave para detectarlos.

En segundo lugar, estas entidades emplean técnicas de captación que nos pueden revelar señales de alarma: Como bonificaciones de entrada, urgencia de la inversión, presión psicológica y correos inesperados. Que la entidad le presente una elaborada página web no es sinónimo de calidad ni garantía alguna de su fiabilidad. Lo que realmente debe prevalecer es el tipo de mensaje que transmiten y la actitud empleada.

En tercer lugar, hay que analizar las características de los productos comercializados. Si la oferta suena excesivamente bien, probablemente no sea real. Desconfíe de las altas rentabilidades libres de riesgo y de los productos complejos que no sea capaz de comprender. Además, sería conveniente contrastar toda la información que ofrecen, desde las comisiones y gastos hasta la existencia del producto.

En cuarto lugar, todos podemos caer en las redes del fraude, pero no todos presentamos el mismo grado de aversión al riesgo. Una señal de fiabilidad sería el tipo de información que le soliciten, dado que según marca la directiva MiFID los intermediaros financieros autorizados deben realizar un test de conveniencia y/o idoneidad según el tipo de producto o servicio que se solicite, en el que se especifican conocimientos, experiencia, situación económica y necesidades futuras, entre otras cuestiones.

Por último, si ya ha sido objeto de la estafa y no le devuelven su dinero, no continúe realizando aportaciones, denuncie lo ocurrido ante las autoridades competentes y ponga en conocimiento de la CNMV cualquier indicio de sospecha.

En definitiva, para protegerse de estos chiringuitos no tan veraniegos hay que estar informado, contrastar la información, invertir en productos que se conozcan, o bien asesorarse por profesionales autorizados. Y nunca olvidar el binomio rentabilidad – riesgo.

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email