Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Spain, ¿sol y playa?

España goza de ser uno de los destinos turísticos internacionales más importantes, pero dicha posición podría perderse si el sector no realiza los cambios oportunos. El producto “sol y playa” demuestra signos de agotamiento, al mismo tiempo que se han visto aumentadas las ofertas en otros países.

Varios son los temas candentes que PwC, empresa socia de la Fundación de Estudios Bursátiles y Financieros, ha remarcado como objetivos de mejora para conseguir mantener la actual posición.

Las nuevas tecnologías permiten a los usuarios poder informarse, planificar y gestionar sus viajes directamente; por ello, la presencia del sector en las redes sociales es vital. La marca Spain, goza de un inmejorable posicionamiento internacional, y dicha circunstancia debe aprovecharse como seña de identidad bajo la cual pivotar la promoción de las opciones disponibles. Los turistas que nos visitan suelen realizar actividades culturales (50%), diversión (20%), deportes y visitas a familiares (10%) principalmente. Unificar un acceso web con la información completa de las opciones que nuestro país, permitirá potenciar la propia marca. Conseguir mantener un movimiento a lo largo del año para evitar la estacionalidad es un aspecto sobre el que trabajar, para ello, se debe renovar continuamente la oferta y diversificar los productos.

Desestacionalizar los flujos de visitantes permitiría al sector crecer y, apoyándose en la reciente reforma laboral, firmar más contratos temporales/flexibles que permiten la adecuación del personal a la demanda de servicios. La gestión y formación de los recursos humanos se basará en cubrir los puestos que la industria requiere, cumpliendo los requisitos de formación y capacitación profesional necesarios en cada caso. Por eso, el Sistema de Formación Dual de Alemania, podría ser un referente para la formación del personal en este sector, ya que aúna las ventajas de las prácticas reales con una formación teórica.

Por otra parte, debemos reforzar la sostenibilidad medioambiental a través de una regulación de licencias de construcción, e incentivar el uso de nueva tecnología que permita usar más eficientemente los recursos; mediante instalando sistemas de telegestión y/o controladores más eficaces para reducir los costes ambientales y económicos. Se puede hablar de un plan de reconversión industrial, que permita la actualización y adecuación de los equipamientos actuales para aprovechar el nuevo modelo de negocio basado en una mayor calidad y en la competitividad.
En definitiva, el turismo en España tiene un gran futuro, partiendo de nuestra materia prima “sol y playa”. Ganar competitividad depende de trabajar para crear una oferta atractiva, diferenciada y con mayor calidad que otros destinos competidores.

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email