Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Una luz en la sombra

Esta semana se han publicado varias noticias en prensa sobre el espectacular desarrollo que ha tenido en nuestro país durante el pasado año, la Titulización de Activos. Los datos son alentadores, según las prestigiosas Agencias de Calificación Crediticia, Standard & Poor’s y Moody’s Investor Service, para este tipo de instrumento de financiación tan desconocido en España, donde sus niveles de uso estaban siempre por debajo de la media europea.

Sin embargo, los datos confirman que, el mercado ha crecido en volumen entorno al 70% y en número de operaciones alrededor del 50%, respecto al año anterior. Estas noticias son significativas y esperanzadoras, suponiendo un gran avance para el desarrollo y aplicación de este tipo de operaciones, abriendo puertas a otras fuentes de financiación alternativas para empresas.

Pero, ¿qué es una operación de Titulización de Activos?. Parece una palabra complicada e incluso difícil de pronunciar, lo cierto es que entraña una complicada estructura financiera, y a su vez, puede ser la solución financiera para muchas empresas.

Esta Operación financiera consiste en la transformación de un conjunto homogéneo de activos, los cuales son cedidos a un vehículo denominado Fondo de Titulización, y gestionados por una Sociedad Gestora, que los convierte en títulos de renta fija, los cuales se venden y son negociados en el mercado organizado de renta fija AIAF. Es decir, se agrupan un conjunto de activos, como por ejemplo prestamos hipotecarios, y se dividen en participaciones (títulos) que se colocarán entre los inversores y se negociaran en el mercado.

Los principales objetivos de este tipo de instrumento son:

– Constituir una fuente de financiación que permita obtener liquidez a corto plazo y financiación a largo plazo, sin necesidad de recurrir a los recursos ajenos.
– Mejorar el balance mediante la transformación de activos ilíquidos, obteniendo liquidez inmediata, sin incrementar el endeudamiento.
– Optimizar de la rentabilidad de los recursos propios.
– Externalizar los riesgos crediticios.
– Y, Minimizar riesgos.

Los activos titulizados se sacarán del balance de la empresa y por tanto no existirá ningún riesgo ni se incrementa el endeudamiento, ya que los flujos obtenidos no aparecen en el pasivo del balance.

En este proceso intervienen tres figuras básicas: la entidad originadora o cedente, quién tituliza sus activos, el vehículo o Fondo de Titulización y un mercado en el que se negocien los bonos emitidos por el fondo.

En el proceso se pueden distinguir cuatro etapas fundamentales:

1. El originador cede los activos objeto de la titulización a un vehículo emisor (fondo de titulización), cuyo exclusivo objeto social es realizar una emisión de bonos apoyada en los activos existentes.
2. El vehículo emite títulos por un importe igual o menor al valor de los activos comprados.
3. Los bonos son colocados en los mercados de capitales y son pagados al vehículo emisor.
4. El vehículo emisor paga con la liquidez captada al originador de los activos.

Gracias a esta operación las entidades consiguen optimizar su estructura financiera, liberando recursos propios para poder acometer nuevos proyectos de inversión sin tener que recurrir a un mayor endeudamiento, como ocurre con la financiación bancaria tradicional.

Con este tipo de operación financiera, obtienen ventajas tanto, la empresa o entidad como el inversor. La empresa que tituliza, consigue financiación a largo plazo y liquidez a corto plazo sin necesidad de incrementar su endeudamiento, o si es Entidad Financiera, podrá sacar de su balance, una parte de pasivo y convertirla en líquido que podrá volver a prestar, optimizando de esta forma sus recursos. En el caso del inversor, su interés radica en la elevada calidad de la deuda que va a adquirir junto con una rentabilidad adecuada, muchas veces estará por encima de la del mercado interbancario. Además hay que tener en cuenta que las calificaciones otorgadas a las emisiones de activos titulizados son excelentes y muy apreciados fuera del territorio español.

Los expertos señalan tres factores fundamentales que han propiciado el crecimiento durante el 2002: la estabilización como fuente de financiación para los emisores habituales, junto a la aparición de nuevos actores; el fuerte crecimiento de la titulización de créditos concedidos a Pymes, emisiones parcialmente garantizadas por el Gobierno; y el desarrollo de operaciones novedosas, como una titulización de prestamos al consumo, u otros realizadas en el sector de automovilístico en las que se han juntado préstamo para compra de coches otorgados en España y en otros países.

A pesar de todo se debe tomar esta situación de crecimiento con una cierta cautela ya que las perspectivas de crecimiento para el año 2003 son algo menores que las producidas. este año.
Es esperanzador al mismo tiempo, ya que se ha producido una luz en la sombra que acecha a la financiación de nuestras empresas, las cuales encuentran muchas veces verdaderos problemas a la hora de poder financiar su crecimiento, expansión o nuevos proyectos de inversión. Constituyendo, por tanto, la Titulización de Activos una fuente de Financiación alternativa a la financiación bancaria tradicional.

Leonor Vargas Escudero
Directora Financiera
Fundación de Estudios Bursátiles y Financieros
lvargas@febf.org

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email