Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Una nueva oportunidad de inversión

Una nueva oportunidad de inversión

El pasado día 17 de marzo el Consejo de Ministros aprobó la modificación del Reglamento de Instituciones de Inversión Colectiva (IIC), con el objetivo de dar más flexibilidad a los Fondos de Inversión Libre, dando de este modo el último paso para que esta figura de inversión cuente con el respaldo normativo que necesitaba para su despegue.

Los fondos de inversión libre o Hedge Funds quedaron regulados en España en noviembre de 2006. No obstante, las numerosas lagunas presentes en la normativa, han dificultado hasta el momento su desarrollo. El patrimonio gestionado en fondos de inversión libre ronda en estos momentos los 6.000 millones de euros, lo que supone el 2,5% del total, siendo éste un reducido porcentaje que podrá comenzar a crecer con las novedades introducidas en el reglamento.

Los fondos de inversión son Instituciones de Inversión Colectiva (IIC), y como tales, el rendimiento que obtiene el inversor se establece en función de los resultados colectivos. Su objetivo es la captación de fondos, bienes o derechos del público (inversores), para gestionarlos y reinvertirlos, bien en bienes muebles (instrumentos financieros) o bienes inmuebles.

El funcionamiento general para todos los fondos de inversión es el siguiente: los inversores aportan sus recursos al fondo de inversión, siendo, junto con el resto del colectivo de inversores del fondo, copropietarios del patrimonio del fondo, el cual es gestionado por una Sociedad Gestora, bajo la supervisión e inspección de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Las entidades depositarias de estos activos de inversión pueden ser: los Bancos, Cajas de Ahorro, la Caja Postal, las Sociedades y Agencias de Valores y las Cooperativas de Crédito.

La particularidad de los fondos de inversión libre, cuya denominación original es Hedge Funds, reside en su modo de gestión, la cual se define como alternativa, puesto que difiere de la gestión tradicional del resto de estos fondos. Los hedge funds son fondos que invierten su patrimonio en productos muy agresivos que normalmente están vetados a los fondos de inversión tradicionales. Las características que los identifican son fundamentalmente las siguientes:

• Utilizan técnicas de inversión financieras con la pretensión de aprovechar ineficiencias del mercado, a través de estrategias no convencionales: venta al descubierto o short-selling, uso de productos derivados (futuros y opciones) y swaps.
• Se les define como inversión alternativa y de alto riesgo porque estos productos tienen un elevado nivel de apalancamiento, se endeudan por encima del patrimonio que manejan.
• Persiguen rendimientos absolutos, en lugar de rendimientos relativos basados en un índice de referencia. Su estrategia consiste en tomar simultáneamente una posición vendedora y una posición compradora con el fin de realizar una cobertura de la cartera frente a los movimientos del mercado.
• Su mayor atractivo es que estos fondos no guardan dirección directa con los movimientos del mercado, por lo que se presentan como una buena opción para diversificar una cartera y resultan especialmente útiles en los momentos de descensos en los mercados.
El objetivo de los fondos de inversión libre es lograr que en etapas de pérdidas en bolsa se logren rendimientos positivos, aunque sean moderados y que, en etapas alcistas logren ganancias del 6 al 8%.
Existen entidades que llevan a cabo este tipo de gestión particular, son las llamadas Instituciones de Inversión Alternativa. Los Fondos de Inversión Alternativa (FIAs) buscan extraer beneficios de oportunidades en los mercados, los cuales están exentos de la mayor parte de las normas que deben observar los fondos de inversión, como las obligaciones de liquidez, límites de concentración de activos o restricciones a su endeudamiento.
El crecimiento de estos productos a nivel internacional ha sido tan vertiginoso en los últimos años que muchos actores del mercado ya lo consideran un tipo de activo más, como la renta variable o la renta fija. A nivel mundial, las estimaciones de patrimonio ya rondan más del billón de dólares, aunque no existe una fuente oficial.

En España se han creado, desde su aprobación en noviembre de 2006, siete fondos de inversión libre en el mercado, cinco puros y dos fondos de fondos, pero su puesta en funcionamiento no ha despertado el interés que se esperaba, ya que sólo suman un patrimonio de 67 millones de euros. Las carencias normativas han frenado la evolución de los hedge funds, y es por ello que la reciente modificación ha cubierto las lagunas al respecto. Aunque la CNMV ha dado ya la autorización a 19 gestoras para que comercialicen fondos de inversión libre, por el momento, sólo dos, BBVA y Santander, han decidido poner en el mercado sus productos.

El nuevo texto normativo conlleva, concretamente, las siguientes novedades:

• Flexibiliza el régimen de preavisos y los plazos máximos para el pago de reembolsos.
• Se podrá establecer importes máximos de reembolsos para la liquidez.
• Se exime de firmar el documento de consentimiento cuando suscriba el fondo un gestor de carteras o un inversor cualificado

Estas novedades se traducen en una mayor flexibilidad, lo que va a permitir a los inversores particulares españoles acceder a este tipo de producto, el cual había estado tan sólo al alcance de los grandes inversores institucionales, como los fondos de pensiones y las aseguradoras, debido a los elevados importes mínimos que requiere. La normativa prohibía el acceso directo a los inversores particulares a este tipo de fondos, que sólo podía obtener a través de las entidades financieras y siempre que se tratara de fondo de fondos.

En definitiva, los Hedge Funds, que son siempre una alternativa interesante de inversión por la posibilidad de diversificar una cartera de valores y cambiar de estrategia para obtener rendimientos positivos razonables, incluso en momentos bajistas, dejan de ser una opción de inversión asequible sólo para “unos pocos”. Las modificaciones en la normativa permiten a los inversores particulares acceder a este producto de inversión. Con este nuevo empuje, se piensa que en un año, los Hedge Funds puedan representar el 10% de los activos gestionados en instituciones de inversión colectiva, frente al actual 2,5%.

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email